ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Discoteca
  4. Brasil
  5. Muti Randolph
  6. 2010
  7. D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos

D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos

D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos
D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos, © Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

© Maíra Acayaba © Maíra Acayaba © Maíra Acayaba © Maíra Acayaba +45

  • Arquitetos

  • Localização

    Barra Funda, São Paulo, Brazil
  • Idea

    Muti Randolph
  • Arquitectos a Cargo

    Marcelo Pontes
  • Arquitectura Interior y Desarrollo de Escenarios

    Zemel + Chalabi arquitetos - Paula Zemel e Eduardo Chalabi
  • Ano do projeto

    2010
  • Fotografias

D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos, © Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

Descripción de los arquitectos. Inaugurado en el 2003, el club de música electrónica D-Edge, pasó por un inteligente proceso de reforma en el inicio del 2011. El objetivo de la reforma era ampliar la casa ya que ésta no conseguía recibir, todos los dias, la cantidad de interesados en disfrutar de un programa en un ambiente extremadamente bien pensado y capaz de entretener sólo por la perfección de la obra arquitectónica.

La ampliación del espacio respeta el concepto que se convirtió en el origen reconocido internacionalmente. Las 8 manos y el diseñador Muti Randolph,  junto con los arquitectos Marcelo Pontes, Paula Zemel y Eduardo Chalabi fueron capaces de aprovechar al máximo los beneficios del uso de la casa.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

Completando los 13 años de existencia, el club funciona en el barrio de Barra Funda, en la región central de São Paulo. El proyecto original, de la oficina branco-brasileña Triptyque, divide el espacio en una pista de baile y bar. Con la necesidad de aumentar, la solución encontrada por el arquitecto Marcelo Pontes fue utilizar el área de la tierra vecina, larga y estrecha, y distribuir los ambientes en cuatro plantas.

Corte
Corte

El gran desafió era potenciar la capacidad del club. Para que eso fuera posible Marcelo Pontes desafió el terreno creado en 4 pisos con alturas variables de techo, con una estructura en concreto armado permitiendo grandes luces para que los espacios escenográficos tuviesen bastante libertad. La idea fue organizar la circulación vertical en uno de los lados del edificio y los baños en el lado opuesto, creando un espacio central para que Muti Randolph, en conjunto con Paula Zemel y Eduardo Chalabi pudiesen hacer lo que quisieran.

Planta
Planta

Los dos volúmenes, la caja negra original y el nuevo edificio de 4 plantas son integrados por el terreno. La nueva entrada permite un mayor confort para los clientes, que con la proyección de la cubierta del nivel superior. Además, con esta nueva solución se ha abierto un espacio para la instalación de más chek outs, creando un flujo más agradable ha la hora de la salida. El check out también está en armonía con el resto del club, perteneciendo a una gran caja de vidrio iluminada que cambia de color. La nueva pista de baile y el lounge ocupan, respectivamente, el primer y segundo piso, mientras que la cobertura le otorga al lugar una amplia terraza que ofrece vistas al Memorial de América Latina. En esta terraza, disfrazada como una caja de agua, tiene además un baño, continuando verticalmente con los baños de abajo.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

Otro de los cambios en relación al espacio anterior fue sobre la responsabilidad de Paula y Eduardo. Usando el gran espacio creado a causa de la torre de circulación en un lado y la línea vertical de baños en el otro lado, la dupla hizo factible la creación de volúmenes en madera que aparecen en la nueva pista, abrigando el bar y al otro lado los djs. Cuentan con formas geométricas asimétricas y fueron instalados de modo no-paralelo, a fin de favorecer las condiciones acústicas de la casa. "Con el juego de luces esos volúmenes interfieren en los ambientes, hay algo de arrastrar los pies, es como si e local estuviese temblando" cuenta Muti Randolph. "La idea era justamente crear la posibilidad de que estos volúmenes desaparecieran con el juego de la luces y el sonido y ampliar el entorno", cuenta Paula.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

También iluminado por leds el lounge es más tranquilo y acogedor, para los clientes que conversar o retoman la respiración antes de regresar a la pista. En este nivel fueron creados pequeños ambientes que pueden acomodar grupos de hasta 12 personas, pero que no deja de ser parte de todo el ambiente más tranquilo. Al fondo, próximo a los baños, se localiza la barra, y detrás de los baños se repite la solución para el nivel de pista de baile en el terreno. Paula cuenta que "el lounge fue diseñado con el raciocínio naval, a través de la experiencia que tuve en la oficina de Fernando Almeida, haciendo proyectos de interiores en barcos. En el barco, cada 30 cms tiene un corte que es diferente, tanto longitudinalmente como transversalmente. Así que, trabajando en los espacios estrechos en las embarcaciones del pequeño puerto donde existen las necesidades de aprovechamiento máximo, conseguimos encontrar soluciones originales que pudiesen presentar formas geométricas asimétricas instaladas de modo paralelo, con el fin de favorecer las condiciones acústicas del local. Utilizamos una geometría refinada de modo que la gente pudiera sentarse cómodamente permitiendo la mejora de la circulación ", añade.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

Además de la calidad del sonido que es incuestionable, el software utilizado para la iluminación es capaz de sincronizar el ritmo de la música con las luces y las animaciones proyectadas en las paredes. De acuerdo con Muti, "es una experiencia evolvente en el que el público experimenta las ondas sonoras. La arquiettura del espacio hace cambios conforme a la música". Los espacios interiores generan formas y colores con la música y se transforman de acuerdo con el ritmo.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

La unificación de los dos volúmenes del club es determinada por el revestimiento de las fachadas con chapas metálicas onduladas. La superficie principal está recortada por bandas que son protegidss por persianas automáticas, revelando el exterior y el juego de luces interno.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

La idea de la doble banda fue detallada por la dupla Zemel + Chalabi hábilmente. Se trata de un sandwich de vidrio donde es posible abrir y hacer una mantención de las tiras de led. Además de eso, en este espacio se utiliza de sílice debido a la temperatura de condicionado interna como el calor externo.

© Maíra Acayaba
© Maíra Acayaba

La solución perfecta hace también que el que esté del lado de afuera, tenga la sensación de que está bailando conforme a la música. Los colores de la fachada cambian al ritmo de la música que se toca dentro de club permitiendo que aquel que espera afuera ya participe de lo que está aconteciendo adentro.

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita: "D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos" [D-Edge / Muti Randolph + Marcelo Pontes + Zemel + Chalabi Arquitetos] 18 jun 2013. ArchDaily Perú. (Trad. Yávar, Javiera) Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/02-269889/d-edge-muti-randolph-marcelo-pontes-zemel-chalabi-arquitetos>