ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

  1. ArchDaily
  2. Concursos
  3. Segundo Lugar en Concurso TIL 2014 / Haedo, Argentina

Segundo Lugar en Concurso TIL 2014 / Haedo, Argentina

Segundo Lugar en Concurso TIL 2014 / Haedo, Argentina
Segundo Lugar en Concurso TIL 2014 / Haedo, Argentina, Cortesia de Diorella Fortunati
Cortesia de Diorella Fortunati

Tal como les hemos estado informando, el Congreso Latinoamericano de Arquitectura -instancia organizada por la Universidad de Morón (Buenos Aires, Argentina)- entregó el Premio Til, en el que 150 equipos de toda Latinoamérica tuvieron la oportunidad de defender sus propuestas frente a un jurado de expertos, resultando ganador el equipo colombiano compuesto por Julio César Cabrera Cano y Julián Oquendo Valenzuela, ambos arquitectos en formación de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana.

En esta ocasión, los invitamos a conocer la propuesta de Diorella Fortunati, ganadora del Segundo Lugar en el concurso latinoamericano.

Cortesia de Diorella Fortunati
Cortesia de Diorella Fortunati

Según la arquitecta: una zona obsoleta del cono urbano bonaerense con un largo perímetro de bordes degradados en la ciudad consolidada como suburbio, popularmente conocida como “Vacío de Haedo”, genera una ciudad desvinculada. Conjuntamente, el corredor del ferrocarril a cielo abierto divide la ciudad físicamente y, tácitamente en el imaginario colectivo, en Norte y Sur. Repentinamente ese mismo espacio se postula como el nuevo corazón de interacción ciudadana de escala metropolitana, debido al inminente soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.

¿Qué hacer con ese vacío?, ¿cómo controlar o regenerar sus bordes?

Por supuesto, lo que primero debía reconocer, es que este proyecto: un centro de capacitación en artes y oficios, no podría resolver dicha problemática, pero sí podía intentar mejorar la vida de los habitantes actuales de ese sitio - que parecían olvidados de todo planeamiento- y a la vez dar respuesta a desarrollos futuros.

Esas dos simples certezas condicionaron todo el proyecto. Por un lado el compromiso social se vería reflejado en la caracterización del programa. Así es que surge el nombre centro de capacitación comunitario, entendiendo a la “comunidad” como un grupo social de primer grado, donde las relaciones son espontáneas, afectivas, personales e informales. Dicho centro simplemente debía dar espacio a que esas relaciones transcurran y se fomenten, priorizando lo público sobre lo privado.

Esto me llevó a pensar en otra de las variables que es la innovación, ¿por qué no repensar las respuestas ya establecidas para los edificios educativos?

Cortesia de Diorella Fortunati
Cortesia de Diorella Fortunati

La estrategia entonces fue poner en crisis la respuesta de claustro utilizada normalmente. Primero reconociéndola: genera un solo espacio común, mira hacia el interior, tiene mala relación con el entorno inmediato. Luego sobreponiéndose a ella con una respuesta que genere múltiples espacios comunes, con diferentes escalas de privacidad. Que se vincule francamente con el exterior pero que a la vez pueda controlar esa permeabilidad. Que mantenga un “corazón interior” al cual ventilar y a la vez provocar dobles visuales, cercanas y lejanas.

La implantación del proyecto, como expresé anteriormente, debía adaptarse al presente (barrio precario) y al futuro (parque metropolitano). Por ello el edificio se retira, entendiendo que lo construido controla al vacío, vacío que se materializa como una gran plaza vinculante entre ambas realidades y que a la vez sirve de atrio de acceso al propio edificio, dando escala al límite entre la ciudad y el verde y fusionándolos al mantener los grandes ejemplares de eucaliptus preexistentes.

Fachadas / elevaciones transversales
Fachadas / elevaciones transversales

Con realidades diferentes en todo su perímetro pero de igual importancia, debía ser un edificio sin espaldas, lo cual condicionaría su morfología. Por ello pensé que un pabellón que se presente hacia todos sus lados de la misma forma era lo más lógico. Únicamente condicionado por la privacidad que requerirían las expansiones del centro ya que está inmerso en un gran parque público. Así es que se genera un quiebre entre el nivel del cero del propio edificio y el del parque, desarrollándose un metro y medio por debajo las dos plantas del centro, operación que exacerba su horizontalidad

Me atrajo pensar en sus límites, difusos, transformables; límites que condicionarían el diseño de la materialidad. La cual concluye en un cajón de hormigón que resuelve el cero y su medio nivel enterrado, a la vez, al ser un material tan plástico y perdurable me permitió albergar mobiliario permanente interior y exterior. Al cajón de hormigón se le suman dos sistemas de pórticos de madera.

Cortes transversales
Cortes transversales

Uno de ellos forma los dos vagones que darán cobijo a todas los usos, separados por este corazón que por momentos es patio, en otros acceso, en otros hall y a veces atravesado por las circulaciones en forma de pasarelas aéreas o semi-enterradas.  El segundo sistema de pórticos se suma por encima formando una gran caja filtro que le da unidad a todo el conjunto, controla las visuales y la permeabilidad volviéndolo anti-vandálico, protege la cubierta moderando las temperaturas, arroja diferentes densidades de sombra según el uso que se desarrolla debajo y lo más importante: crea un espacio intermedio rico espacialmente, dinámico, creando múltiples espacios dentro de uno.

Podríamos decir que éste es un “material configurante” que da respuesta estética, constructiva, estructural, sustentable y formal en un mismo sistema.

Rescato primordialmente del proyecto su carácter inclusivo, reconociendo y aceptando la complejidad en la que está inmerso: un barrio precario y olvidado; y un gran parque de escala metropolitana que busca revitalizar la zona. Citando a Calvino cuando describe la ciudad con sus realidades encontradas: “(…) en realidad no tiene espesor, consiste sólo en un anverso y un reverso, como una hoja de papel, con una figura de un lado y otra del otro, que no pueden despegarse ni mirarse.”[1] 

Este proyecto pretende que ambas se miren cara a cara.

-------------------------------

[1] CALVINO, Italo. “Las Ciudades Invisibles”, Madrid, Biblioteca Calvino Ediciones Siruela 20ª, 2011, pág.117.

Cortesia de Diorella Fortunati
Cortesia de Diorella Fortunati
  • Concurso

    Premio Til 2014
  • Premio

    Segundo Lugar
  • Arquitectos

  • Ubicación

    Haedo, Buenos Aires Province, Argentina
  • Área

    7000.0 m2
  • Año Proyecto

    2013
  • Fotografías

    Cortesia de Diorella Fortunati

Primer Lugar en Concurso TIL 2014 / Colombia

Cita: Nicolás Valencia. "Segundo Lugar en Concurso TIL 2014 / Haedo, Argentina" 02 nov 2014. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/756469/segundo-lugar-en-concurso-til-2014-haedo-argentina>