ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid (y es lo menos relevante sobre Tokio 2020)

Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid (y es lo menos relevante sobre Tokio 2020)

Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid (y es lo menos relevante sobre Tokio 2020)
Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid (y es lo menos relevante sobre Tokio 2020), Diseño final de Zaha Hadid Architects. Image © ZHA
Diseño final de Zaha Hadid Architects. Image © ZHA

El pasado jueves 02 de julio el Consejo Deportivo de Japón (JSC, por su sigla en inglés) finalmente decidió darle visto bueno al nuevo Estadio Nacional de Tokio, diseñado por Zaha Hadid Architects.

Tras la discusión generada en torno a su construcción, y a pesar de las modificaciones al diseño original para reducir sus costos tras el rechazo explícito por parte de arquitectos de la talla de Toyo Ito y Fumihiko Maki, el proyecto de la arquitecta nacida en Irak avanzará a toda máquina para su inauguración en 2019.

Por ahora, el JSC y el Ministerio japonés de Educación buscan la manera de cubrir un presupuesto que prácticamente se duplicó, llegando a los USD 2.100 millones (¥252.000 millones), monto que se necesita para levantar el estadio sobre los cimientos de lo que alguna vez fue el estadio Meiji Jingu Gaien en los años treinta.

Sin embargo, esto no parece ser el peor problema que enfrenta Tokio 2020.

En noviembre de 2012, Zaha Hadid se adjudicó el diseño del nuevo Estadio Nacional de Tokio tras ganar el concurso internacional para la reformulación del estadio que albergará el Mundial de Rugby de 2019. En septiembre de 2013, la exitosa candidatura de Tokio para albergar los Juegos Olímpicos del 2020 motivó a que el estadio recibiera ambos eventos.

Sin embargo, toda la atención se la ha llevado injustamente la figura de la arquitecta residente en Inglaterra, la sinuosidad de su diseño paramétrico, sus cuestionadas dimensiones (Fumihiko Maki llegó a presentar un croquis de su contrapropuesta) y su desmesurado sobrepresupuesto, cuando en realidad es una arista más en el puzzle de la organización.

La cubierta retráctil quedará pendiente 

Primer diseño de Zaha Hadid Architects. Image © ZHA
Primer diseño de Zaha Hadid Architects. Image © ZHA

Según el periódico The Japan Times, el Estadio Olímpico de Tokio costará tres veces el valor de su simil de Londres 2012 y sólo la construcción de sus arcos implica desembolsar ¥76.5 miles de millones. Para evitar nuevos retrasos, se rechazó cualquier nueva modificación al diseño, considerando que el estadio debe estar funcionando para septiembre de 2019. Asimismo, con tal de reducir los costos, los organizadores decidieron instalar la cubierta retráctil luego de finalizar las olimpiadas y 15.000 de los 80.000 asientos se instalarán temporalmente, según USA TODAY. Mientras el presupuesto se intentará cubrir con donaciones, fondos públicos y la ya exitosa venta de los derechos de nombre del evento a través de compañías transnacionales, a cinco años del evento.

Como hemos comentando en otras ocasiones, la construcción de toda infraestructura deportiva para eventos de esta escala -como el estadio diseñado por Zaha- es simplemente la cara visible de ambiciosos proyectos económicos a escala global, lo suficientemente atractivos para hacer competir a instituciones públicas para su organización. Esta inyección de recursos -o urbanizaciones olímpicas- conlleva una profunda transformación urbana en las ciudades que los albergan: hacer frente al turismo, la sobrecarga de los sistemas de transporte, el arribo de inversiones y proyectar una buena imagen del país al resto del mundo, como ha sido la tónica desde Roma 1960, y que Tokio 2020 no dejará escapar.

Un billón de yenes para Tokio

Antiguo estadio olímpico de Tokio. Image Cortesía de LonelyPlanet~commonswiki [Wikipedia CC User]
Antiguo estadio olímpico de Tokio. Image Cortesía de LonelyPlanet~commonswiki [Wikipedia CC User]

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, según The Japan Times, marcarían el cierre de un ciclo económico local iniciado hace medio siglo, justamente por las olimpiadas de 1964, también organizadas por Japón. Si 1964 fue la oportunidad de Japón de mostrarle al mundo su "rehabilitación política" en medio de un gran proceso de industrialización y crecimiento tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, 2020 es el deadline de una apuesta política para enfrentarse a los dilemas monetarios de un país que acelera su envejecimiento, pierde competitividad por la paulatina reducción de su población desde 2008 y cosecha un paupérrimo crecimiento económico magullado por cinco recesiones desde los años noventa.

Como se podrá imaginar, la construcción del estadio olímpico de Tokio no ha sido impedimento para desarrollar una serie de inversiones público-privadas para absorber la avalancha de dinero que llegará en seis años con la organización del evento. Mientras Maki pretendió "defender el paisaje arbolado de ginkos, el cielo azulado, y el Jingu Outer Gardens", el distrito de Shinjuku -donde se levantará el nuevo Estadio Nacional de Tokio- vive una total transformación con motivo del evento, que ha sido promocionado como una gran oportunidad económica.

En Shinjuku, además del estadio, se construirán gimnasios, piscinas, canchas de tenis y un estadio de béisbol, generando más de 200.000 empleos temporales, según Mizuho Research Institute Ltd en declaraciones al The Japan Times. Mientras que Mori Building Co. anunció la inversión de ¥1 billón (USD 9.700 millones) en proyectos inmobiliarios y el Estado ha destinado recursos para mejorar la infraestructura vial y conectar las principales avenidas de Tokio con la villa Olímpica, incluyendo la inaugurada Toranomon Hills, una torre de uso mixto de 247 metros de altura. La ocasión también ha sido aprovechado por inversiones chinos que están destinando recursos para comprar propiedades en medio del boom inmobiliario en barrios como Shinjuku.

En un artículo del The Japan Times, vecinos del barrios que vivieron siendo pequeños las Olimpiadas de 1964 (ahora en edad de jubilar), lamentan el énfasis de las transformaciones. Masafumi Aoki, de 84 años, representó la opinión de quienes verían los Juegos Olímpicos en su propio barrio: “Había esperado que más gente viviera acá, pero no fue el caso. Me siento solo, pero es una señal de estos tiempos".

Tokio desde Shinjuku. Image Cortesía de Max Sat [Flickr CC User]
Tokio desde Shinjuku. Image Cortesía de Max Sat [Flickr CC User]
Cita: Nicolás Valencia. "Aprueban construcción del estadio olímpico de Zaha Hadid (y es lo menos relevante sobre Tokio 2020)" 10 jul 2015. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/769944/aprueban-construccion-del-estadio-olimpico-de-zaha-hadid-y-es-lo-menos-relevante-sobre-tokio-2020>