ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Galería
  4. Estados Unidos
  5. El Dorado
  6. 2015
  7. Tienda Volland / el dorado architects

Tienda Volland / el dorado architects

  • 15:00 - 27 Noviembre, 2015
  • Traducido por Lorena Quintana
Tienda Volland / el dorado architects
Tienda Volland / el dorado architects, © Mike Sinclair
© Mike Sinclair

© Mike Sinclair © Mike Sinclair © Mike Sinclair © Mike Sinclair +18

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

Descripción de los arquitectos. Volland, Kansas fue fundada a finales de 1800, cuando Rock Island Railroad, necesitando un punto de parada a medio camino entre Alma, 7 millas al noreste, y Alta Vista, 7 millas al suroeste, construyó un depósito del ferrocarril, torre de agua, tolva de carbón y ganaderas junto al ferrocarril al borde del pueblo. En 1890, mientras que la ciudad de Volland tenía una población casi nula, el municipio de Washington que rodea creció en su población con 400 habitantes, la mayoría de los cuales hacían sus compras y socializaban en Volland. Los trenes traían bienes manufacturados y productos agrícolas exportados, y la gente prosperó. En 1913 los hermanos Kratzer, Otto y Bill, construyeron lo que se ha descrito como una tienda de dos pisos como una "torre de ladrillo" en el centro de la ciudad (de un extremo al otro, la ciudad tiene una longitud de media milla por el camino Volland de norte a sur).

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

Kratzer Brothers Mercantile abrió el 18 de octubre, 1913, lleno de mercadería, y sirvió también como una oficina de correos y de alojamiento de dos líneas telefónicas, convirtiéndose rápidamente en un centro cultural para la comunidad circundante. En las tardes de domingo, las familias llegaban a hacer picnic bajo los árboles en el césped al oeste. Los niños de la escuela cercana venían por caramelos y el maestro de la escuela local pasaba por ahí casi todas las tardes. La ciudad estaba muy concurrida.

Planta
Planta

Poco a poco, comenzando durante la Gran Depresión, la población se redujo. Ranchos que sobrevivieron a la depresión se hicieron más grandes pero necesitaban un menor número de peones; la II Guerra Mundial envió residentes hacia las fábricas urbanas; la estación se cerró en 1942 con el correo que se arrojaba desde un vagón y colgado desde un gancho, ya no paraba para carga o pasajeros; la oficina de correos se cerró en 1955; y la ciudad fue testigo del último tren de ganado en 1962. La tienda de los hermanos Kratzer servía como destino de los pueblos vecinos, a cargo de Otto Kratzer hasta que las puertas se cerraron tras su muerte en 1971. Durante 30 años el edificio estuvo vacío, y la exposición a los elementos deterioraron el techo hasta el punto del colapso, destruyendo el segundo y el primer piso.

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

En los últimos 10 años, una especie de renacimiento se ha producido en Wabaunsee y condados vecinos, con familias ganaderas jóvenes que vuelven y descendientes de colonos que restauran graneros y escuelitas históricos. El entorno de Flint Hills ha servido como una atracción para turistas que construyen casas de vacaciones en la zona. En 2013, lo que quedaba de la antigua tienda Kratzer, una estructura robusta de paredes de ladrillo con una base de piedra caliza, llamó la atención de Patty y Jerry Reece, de Kansas City, que tienen una casa cerca. La pareja decidió comprar y restaurar el edificio, convirtiéndolo en una galería de arte con un pequeño espacio que serviría como refugio de un artista. La pareja Reece contactó a el dorado para ayudar con la renovación. El 20 de octubre de 2013, los Reece invitaron vecinos de cerca y lejos a la tienda a tomar un helado para celebrar el 100 aniversario del edificio.

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

El equipo de diseño comenzó por hacer un balance de lo que quedaba del edificio original. Mientras que el techo y los pisos del segundo y tercer piso se habían derrumbado, la cáscara de mampostería quedó estructuralmente intacta y estaba en buena forma. El equipo de diseño trazó una planta similar a la original, con un gran espacio abierto en la parte delantera para eventos como cena, baile y exposiciones de arte en el que solía ser el piso principal de la tienda de abarrotes y una cocina de catering y servicios sanitarios en la parte de atrás del primer piso y un apartamento tipo estudio en el segundo piso donde estaba el almacenamiento. La mayor parte del segundo piso no fue reconstruido, dejando a la galería abierta, flexible y llena de luz, revelando dos pisos de ventanas y mostrando toda la altura de la estructura original.

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

Un refuerzo de acero estructural se instaló en la galería, para prevenir la desviación y dar apoyo a las paredes exteriores. Debido a que el refuerzo era un punto focal en el espacio, el dorado diseñó a medida y fabricó la pieza mínima en su taller, para controlar el resultado con detalles súper limpios. La iluminación en la galería se integró en el refuerzo y la colocación en el techo, donde el primer piso original habría estado, proporciona alguna escala para evitar que el volumen de dos pisos abrume el arte en las paredes. El espacio de estar, un bloque sólido insertado en el vacío y flotando en la parte posterior del edificio, cuenta con un dormitorio estilo estudio con cocina americana y baño.

Bosquejo
Bosquejo

Preservar este edificio y su historia era una forma de preservar el estilo de vida y las tradiciones de la zona. El diseño de El Dorado fue una renovación simplista que se basó en formas limpias, en honor a la integridad de los materiales originales y el contexto de la hierba alta de las praderas alrededor.

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair

La primera exposición, adecuadamente, fue una exposición de fotografía documental y película de Otto Kratzer. Otto estaba fascinado con la fotografía, y con fondos de su almacén de gran éxito, constantemente compraba las últimas tecnologías de filmación, con la que se documentó la vida de la ciudad. Desde negativos de vidrio 4x5, a una cámara postal Kodak, a una cámara de cine de 8 mm, Otto produjo un enorme volumen de trabajo, capturando la vida en las colinas de Flint en la primera mitad del siglo 20. Gran parte de la obra de Otto fue preservada por su nieta, que almacenó la película y negativos en un armario hasta hace poco, que un historiador local pasó incontables horas digitalizando más de 1.000 fotografías y casi seis horas de película. La exposición permanece abierta hasta Labor Day 2015.

© Mike Sinclair
© Mike Sinclair
Cita: "Tienda Volland / el dorado architects" [Volland General Store / el dorado architects] 27 nov 2015. ArchDaily Perú. (Trad. Quintana, Lorena) Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/777622/tienda-volland-el-dorado-architects>
Leer comentarios

0 Comentarios

···

Los comentarios están cerrados

Leer comentarios