ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Cómo integrar los 12 principios de la permacultura en un proyecto de arquitectura (para hacerlo realmente sustentable)

Cómo integrar los 12 principios de la permacultura en un proyecto de arquitectura (para hacerlo realmente sustentable)

Cómo integrar los 12 principios de la permacultura en un proyecto de arquitectura (para hacerlo realmente sustentable)

En 1978, los ecólogos australianos David Holmgren y Bill Mollison acuñaron por primera vez el concepto de permacultura como método sistemático. Para Mollison, "la permacultura es la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza, luego de una observación prolongada y reflexiva". [1] Holmgren, por su parte, define el término como "aquellos paisajes conscientemente diseñados que simulan o imitan los patrones y las relaciones observadas en los ecosistemas naturales". [2]

El año 2002, Holmgren publicó el libro Permaculture: Principles and Pathways Beyond Sustainability, definiendo 12 principios de diseño que sirven de guía a la hora de generar sistemas sostenibles. Estos principios pueden aplicarse a todos los procesos que realizamos diariamente con el objetivo de humanizarlos, aumentar su eficiencia y asegurar la subsistencia de la humanidad a largo plazo

¿Qué pasa si los aplicamos al proceso de diseño de una obra de arquitectura?

Principio 01: OBSERVA E INTERACTÚA

"Al tomarnos el tiempo de comprometernos con la naturaleza, podemos diseñar soluciones que se adapten a una situación particular". - David Holmgren

Según Holmgren, este primer principio está centrado en la observación de la naturaleza, con el fin de entender los elementos que componen el sistema en el que estamos trabajando, antes de actuar en él. Los intentos por comprender y comprometernos realmente con la situación que nos toca enfrentar, deberían llevarnos naturalmente a una reflexión profunda que nos permita entregar una respuesta adecuada

En la arquitectura, antes de sentarnos a diseñar, es necesario preguntarse: ¿qué es lo que realmente necesita el usuario del proyecto que estoy diseñando? ¿cuál es el contexto que lo rodea? ¿cómo responder a esta necesidad de la manera más eficiente y apropiada posible?

El hecho de conectar con el usuario e interactuar con el contexto de la obra nos facilitará el proceso consciente de comprometernos con el encargo recibido. Tendremos menos oportunidades de tomar caminos equivocados en base a supuestos erróneos y estaremos obligados a respetar sus preexistencias y sus circunstancias específicas. Un buen proyecto de arquitectura debería surgir fácilmente si es que estamos atentos a las 'pistas' que este mismo nos va entregando. 

¿Qué es lo que realmente necesita el usuario del proyecto que estoy diseñando?. Image © José Tomás Franco
¿Qué es lo que realmente necesita el usuario del proyecto que estoy diseñando?. Image © José Tomás Franco

Principio 02: CAPTURA Y ALMACENA LOS RECURSOS

"Al desarrollar sistemas que almacenen recursos cuando son abundantes, podremos usarlos en momentos de necesidad". - David Holmgren

La fiebre 'verde' que vivimos en la arquitectura hace algunos años hoy se asienta en una sostenibilidad asociada más bien a métodos pasivos, con el objetivo de lograr una verdadera eficiencia en todos los sentidos posibles. Sin embargo, más allá de las 'técnicas sostenibles' que efectivamente pueden aplicarse, una pregunta atingente a este principio podría ser: ¿cómo entregar la mejor arquitectura posible utilizando los recursos disponibles, o incluso menos?

A pesar de que nuestra arquitectura en si misma puede funcionar como un sistema que capture, almacene y utilice a su favor los recursos disponibles -el viento, el calor del sol, el agua de la lluvia-, nuestra responsabilidad como arquitectos no debe acotarse a estos 'métodos'. 

Debemos ser conscientes de que cada línea que dibujemos en nuestro plano tiene un costo asociado, una huella. No tiene sentido levantar grandes rascacielos repletos de paneles solares, si es que su sola construcción genera un enorme gasto de recursos y una serie de externalidades negativas en otros ámbitos.

¿Cómo entregar la mejor arquitectura posible utilizando los recursos disponibles, o incluso menos?. Image © José Tomás Franco
¿Cómo entregar la mejor arquitectura posible utilizando los recursos disponibles, o incluso menos?. Image © José Tomás Franco

Principio 03: OBTÉN UN RENDIMIENTO

"Asegúrate de estar recibiendo recompensas verdaderamente útiles como parte del trabajo que estás haciendo". - David Holmgren

En este principio, Holmgren comenta que "no se puede trabajar con el estómago vacío", asegurando que debemos obtener recompensas inmediatas para poder sostenernos. Agrega que los sistemas diseñados deben producir frutos que garanticen la supervivencia de la comunidad sin poner en riesgo su futuro, y que la productividad debe medirse en términos de un producto real a partir del esfuerzo invertido.

Más allá del pago monetario que recibimos por nuestro trabajo, totalmente justo y necesario, nuestro rendimiento y productividad como arquitectos debería poder medirse en relación a todas aquellas externalidades positivas que estén generando nuestros proyectos.

Una obra de arquitectura tiene la capacidad de influir ampliamente en el contexto en que se está levantando, y no podemos perder la oportunidad de identificar y desarrollar -en la mayor medida posible- sus beneficios potenciales. No puede ser sustentable un proyecto que llene nuestros bolsillos pero que no 'rinda' positivamente en otros sentidos, o aún peor, que perjudique a su mismo entorno.

Nuestro rendimiento y productividad como arquitectos debería poder medirse en relación a todas aquellas externalidades positivas que estén generando nuestros proyectos. Image © José Tomás Franco
Nuestro rendimiento y productividad como arquitectos debería poder medirse en relación a todas aquellas externalidades positivas que estén generando nuestros proyectos. Image © José Tomás Franco

Principio 04: APLICA LA AUTORREGULACIÓN Y ACEPTA LA RETROALIMENTACIÓN

"Se deben desalentar las actividades inapropiadas para asegurar que los sistemas puedan seguir funcionando correctamente". - David Holmgren

Este principio está representado por el planeta Tierra, con la idea de mostrarnos el mayor ejemplo visible de un 'organismo' autorregulado y sujeto a controles de retroalimentación, como el calentamiento global. El proverbio utilizado para describirlo nos sugiere que esta retroalimentación negativa generalmente demora en surgir, y que las repercusiones de nuestras acciones no son visibles inmediatamente.

En el caso de la arquitectura, generalmente se nos prepara para enfocar nuestros diseños en el presente, pero no para pensar demasiado en lo que pasará con ellos en el futuro. Tiene sentido hacerlo de ese modo, porque se nos pide que nuestro trabajo se adecue a un usuario y a un contexto en particular, con necesidades y requerimientos que son relevantes hoy. ¿Cómo librarse entonces de un futuro impredecible y desfavorable?

La clave está justamente en 'autorregular' lo que proyectamos, con el fin de desalentar, evitar o repensar todas aquellas respuestas de diseño (y/o actividades relacionadas) que al menos hoy, si podemos identificar como inapropiadas.

La clave está en 'autorregular' lo que proyectamos, con el fin de desalentar todas aquellas respuestas de diseño que al menos hoy, si podemos identificar como inapropiadas. Image © José Tomás Franco
La clave está en 'autorregular' lo que proyectamos, con el fin de desalentar todas aquellas respuestas de diseño que al menos hoy, si podemos identificar como inapropiadas. Image © José Tomás Franco

Principio 05: USA Y VALORA LOS RECURSOS Y SERVICIOS RENOVABLES

"Si hacemos un mejor uso de la abundancia de la naturaleza, podremos reducir nuestro comportamiento consumista y nuestra dependencia de los recursos no renovables". - David Holmgren

En este punto el llamado es a dejar que la naturaleza siga su curso, en la mayor medida posible, y Holmgren nos entrega un ejemplo algo extremo pero bastante claro para entender su profundidad. El edificio del Instituto Argentino de Permacultura fue diseñado y construido con paja y tierra, materiales que si no se mantienen -para permitir la vida en el interior- volverán lentamente de nuevo a la tierra. Su impacto es mínimo y su vida útil está asociada directamente a su uso. 

Este es un principio difícil de aplicar porque estamos acostumbrados y fuimos formados para utilizar materiales, sistemas y procesos basados en los combustibles fósiles (no renovables), pero al menos nos desafía a incorporar la mayor cantidad de recursos que puedan restaurarse a una velocidad superior a la de su consumo.

La energía solar, eólica, hidraúlica, geotérmica, la biomasa y los biocombustibles, pueden ser opciones efectivas de explorar para permitir el funcionamiento de nuestros proyectos fuera de la red; mientras que algunos materiales renovables como el adobe, el corcho, la paja y el bambú pueden convertirse en buenas alternativas si son bien aplicados. Las maderas producidas a través de técnicas forestales sostenibles también pueden sumarse a esta lista.

El desafío está en incorporar la mayor cantidad de recursos que puedan "restaurarse a una velocidad superior a la de su consumo". Image © José Tomás Franco
El desafío está en incorporar la mayor cantidad de recursos que puedan "restaurarse a una velocidad superior a la de su consumo". Image © José Tomás Franco

Principio 06: PRODUCE SIN DESPERDICIAR

"Valorando y haciendo uso de todos los recursos que están disponibles para nosotros, nada se desperdicia". - David Holmgren

Este principio se basa simplemente en utilizar todos los recursos que tengamos a disposición, evitando el desperdicio de material. Es fácil 'malgastar' cuando estamos en abundancia, pero ¿qué haríamos si no tuviéramos almacenes repletos de materiales de construcción para levantar nuestros proyectos?

Crecimos en un mundo despilfarrador, y ya desde los primeros meses en la universidad comenzamos a gastar más de lo necesario. Semana a semana fabricamos maquetas e imprimimos metros de hojas de papel; materiales costosos que en la mayoría de los casos terminarán rápidamente en la basura. En la vida profesional el plotter sigue trabajando con más fuerza y el gasto de material de nuestras antiguas maquetas se amplifica hasta la escala 1:1.

¿Por qué no diseñar siempre a partir de las dimensiones estándar de los materiales para evitar el desperdicio? ¿Por qué no analizar si es realmente necesario que nuestro proyecto de vivienda tenga 600 m2, o si se justifica ese voladizo o ese muro curvo que nos obliga a gastar recursos que son cada día más escasos?

¿Por qué no diseñar siempre a partir de las dimensiones estándar de los materiales para evitar el desperdicio?. Image © José Tomás Franco
¿Por qué no diseñar siempre a partir de las dimensiones estándar de los materiales para evitar el desperdicio?. Image © José Tomás Franco

Principio 07: DISEÑA DESDE LOS PATRONES A LOS DETALLES

"Dando un paso atrás, podemos observar patrones en la naturaleza y en la sociedad. Estos pueden ser los pilares de nuestros diseños, incluyendo los detalles a medida que avanzamos". - David Holmgren

Para explicar este principio, Holmgren pone el ejemplo de las telarañas: cada una de ellas es única, sin embargo, el patrón geométrico de los anillos en espiral es universal.

Muchas veces se nos dice en la escuela de arquitectura que no es necesario 're-inventar la rueda' cada vez que emprendamos un nuevo proyecto. Existen muchas operaciones, dimensiones, y configuraciones espaciales que son evidentes y efectivas para la arquitectura porque nacen directamente de la experiencia previa y del comportamiento del ser humano.

Si seguimos estos patrones probados por el sentido común, estaremos trabajando sobre bases sólidas e incuestionables, que luego podremos llevar a su máximo potencial a través de su desarrollo. De esta forma, el detalle -como parte de nuestro aporte particular- se aleja del mero ornamento para surgir como un valor agregado, que lo apoya y le entrega identidad y especificidad a la respuesta entregada.

Existen muchas operaciones, dimensiones, y configuraciones espaciales que son evidentes y efectivas para la arquitectura porque nacen directamente de la experiencia previa y del comportamiento del ser humano. Image © José Tomás Franco
Existen muchas operaciones, dimensiones, y configuraciones espaciales que son evidentes y efectivas para la arquitectura porque nacen directamente de la experiencia previa y del comportamiento del ser humano. Image © José Tomás Franco

Principio 08: INTEGRA MÁS QUE SEGREGAR

"Al poner los elementos correctos en el lugar correcto, se desarrollan relaciones entre ellos y se apoyan mutuamente". - David Holmgren

Este principio es claro y todos lo hemos comprobado durante la universidad o la vida laboral: "muchas manos hacen el trabajo más liviano". Es probable que un trabajo en conjunto nos permita llegar a un resultado más adecuado, ya que podremos compartir estrategias, comparar puntos de vista, y cuestionar nuestras ideas mutuamente, además de apurar un proceso que individualmente podría hacerse más largo, menos efectivo, e incluso equivocado. Pero podemos ir más allá:

Nuestros diseños pueden ser realmente integrados si es que todos los elementos que los constituyen están dispuestos y trabajan adecuadamente en conjunto, conformando un total cohesionado, en el que nada falta ni nada sobra.

Además, está en nuestras manos la posibilidad de definir la manera en que el espacio diseñado será habitado en el futuro, y en ese sentido es posible incorporar sutiles operaciones que estimulen la integración de sus usuarios, generando espacios de roce y encuentro que entren en equilibro con aquellos espacios privados esenciales para su desarrollo individual.

Un trabajo en conjunto nos permitirá llegar a un resultado más adecuado, ya que podremos compartir estrategias, comparar puntos de vista, y cuestionar nuestras ideas mutuamente. Image © José Tomás Franco
Un trabajo en conjunto nos permitirá llegar a un resultado más adecuado, ya que podremos compartir estrategias, comparar puntos de vista, y cuestionar nuestras ideas mutuamente. Image © José Tomás Franco

Principio 09: USA SOLUCIONES PEQUEÑAS Y LENTAS

"Los sistemas pequeños y lentos son más fáciles de mantener que los grandes, haciendo un mejor uso de los recursos locales y produciendo resultados más sostenibles". - David Holmgren

En este punto aparece el concepto de mantención o mantenimiento; un tema que es bastante más relevante de lo que parece ya que mientras más grande es un edificio, más recursos y procesos se requieren para preservarlo y evitar su deterioro.

Si como arquitectos estamos realmente comprometidos con un proyecto y su futuro, intentaremos que su diseño minimize y facilite sus requerimientos de mantención, desde sus materiales hasta la dimensión y la configuración de sus espacios. 

Un buen edificio debería requerir una mínima atención por parte de sus usuarios, permitiéndoles realizar sus actividades sin estar constantemente preocupados por algún sistema que no funcione correctamente o por materiales que presenten un desgaste excesivo.  

Por otro lado, un proyecto acotado y ajustado a las necesidades reales del cliente es más eficiente en su construcción, ya que utiliza menos manos para levantarse y menos recursos para el traslado y manejo de materiales. A su vez, es más fácil de acondicionar para alcanzar el confort térmico, facilitando la calefacción y la refrigeración de sus recintos, e incluso simplificando otros temas cotidianos como su limpieza.

Mientras más grande es un edificio, más recursos y procesos se requieren para preservarlo y evitar su deterioro. Image © José Tomás Franco
Mientras más grande es un edificio, más recursos y procesos se requieren para preservarlo y evitar su deterioro. Image © José Tomás Franco

Principio 10: USA Y VALORA LA DIVERSIDAD

"La diversidad reduce la vulnerabilidad frente a una variedad de amenazas y se aprovecha de la naturaleza única del medio ambiente en el que habita". - David Holmgren

En este décimo principio Holmgren nos dice "no pongas todos los huevos en un sólo canasto", asegurando que la diversidad nos ofrece un 'seguro' contra las variaciones de nuestro entorno. 

Si notamos que en una ciudad existen diferentes tipos de edificios -con distintos tamaños, configuraciones y orientaciones-, es porque cada uno de ellos fue pensado para responder a condiciones específicas, correspondientes a cada terreno y usuario en particular. Si en cambio, nos encontramos con barrios en los que absolutamente todas las casas son iguales, algo anda mal. ¿Por qué una vivienda ubicada en una calle principal debería ser igual a una que está ubicada en una calle interior de poco movimiento? ¿Por qué una vivienda que recibe mucha luz desde el norte debería ser igual a una que se orienta más bien hacia el sur? No tiene sentido alguno.

La diversidad refleja una cierta especificidad en las respuestas que cada arquitecto ha entregado, permitiendo que cada proyecto esté diseñado en concordancia con las circunstancias que lo rodean. 

Si en una ciudad podemos notar que existen diferentes tipos de edificios, es porque cada uno de ellos fue pensado para responder a condiciones específicas, correspondientes a cada terreno y usuario en particular. Image © José Tomás Franco
Si en una ciudad podemos notar que existen diferentes tipos de edificios, es porque cada uno de ellos fue pensado para responder a condiciones específicas, correspondientes a cada terreno y usuario en particular. Image © José Tomás Franco

Principio 11: USA LOS BORDES Y VALORA LO MARGINAL

"El espacio intermedio es donde ocurren los eventos más interesantes. Generalmente, estos son los elementos más valiosos, diversos y productivos en el sistema". - David Holmgren

"No creas que estás en el camino correcto sólo porque todos los demás lo usan". Holmgren es claro al decirnos que lo más popular no tiene por qué coincidir siempre con el mejor enfoque.

Este principio nos habla de aprovechar y poner en valor todas aquellas oportunidades que en un primer vistazo no parecen relevantes, y de analizar el encargo recibido con una mirada abierta, que nos permita ver más allá de lo evidente.

Si nuestro proyecto parece avanzar en un rumbo equivocado, quizás sea bueno darlo vuelta completamente. Si no encontramos variables que nos ayuden a diseñar en el sitio mismo, quizás sea bueno mirar más allá de los muros que lo rodean.

En los bordes, justamente por quedar fuera de la 'norma' (o de una mirada centralizada), comienzan a suceder una serie de situaciones espontáneas que en la mayoría de los casos son correctas al surgir naturalmente, sin presiones ni estereotipos. De esta misma forma deberían plantearse nuestros diseños; evitando ideas y modas preconcebidas que nos restrinjan a trabajar dentro de ciertos márgenes, porque fácilmente podemos obviar el 'punto clave' del proyecto.

En los bordes ocurren una serie de situaciones espontáneas que en la mayoría de los casos son correctas al surgir naturalmente, sin presiones ni estereotipos. Image © José Tomás Franco
En los bordes ocurren una serie de situaciones espontáneas que en la mayoría de los casos son correctas al surgir naturalmente, sin presiones ni estereotipos. Image © José Tomás Franco

Principio 12: USA Y RESPONDE CREATIVAMENTE AL CAMBIO

"Podemos generar un impacto positivo sobre el cambio inevitable observando cuidadosamente, y luego interviniendo en el momento adecuado". - David Holmgren

Finalmente, Holmgren asegura que "la visión no es ver las cosas como son, sino como serán" y que la comprensión del cambio va mucho más allá de una proyección lineal.

Aunque es una tarea difícil, como arquitectos debemos ser capaces de imaginar el futuro. Los edificios que estamos levantando hoy conformarán el 'contexto' de algún otro arquitecto en las décadas siguientes y de alguna manera estamos determinando lo que se hará o se dejará de hacer más adelante.

Nuestra responsabilidad es 'adelantarnos' adecuadamente a lo que vendrá y la mejor manera de hacerlo es asegurándonos de que cada uno de nuestros proyectos nos ayuden a orientarnos -como seres humanos- hacía el mejor futuro posible.

Quizás si seguimos estos 12 principios estemos más cerca de dejar un buen legado. No es más que simple sentido común.

Aunque es una tarea difícil, como arquitectos debemos ser capaces de imaginar el futuro. Image © José Tomás Franco
Aunque es una tarea difícil, como arquitectos debemos ser capaces de imaginar el futuro. Image © José Tomás Franco

* Los 12 principios aquí publicados son explicados en detalle en el libro Permaculture: Principles and Pathways Beyond Sustainability, y puedes conseguirlo aquí.

[1] Bill Mollison; Introduccion a la Permacultura, Tasmania, Australia; Tagari (1994)
[2] About Permaculture / Holmgren.com.au.

Cita: José Tomás Franco. "Cómo integrar los 12 principios de la permacultura en un proyecto de arquitectura (para hacerlo realmente sustentable)" 16 ago 2016. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/787537/como-integrar-los-12-principios-de-la-permacultura-en-un-proyecto-de-arquitectura-para-hacerlo-realmente-sustentable>