ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Bibliotecas
  4. Colombia
  5. Rogelio Salmona
  6. 2001
  7. Clásicos de Arquitectura: Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona

Clásicos de Arquitectura: Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona

Clásicos de Arquitectura: Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona
Clásicos de Arquitectura: Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona, © Simon Bosch
© Simon Bosch

Ubicada en la Localidad de Teusaquillo, en el sector nororiental de Bogotá, conforma un complejo integrado por el Parque Metropolitano Simón Bolívar y el Parque de la Biblioteca Virgilio Barco. La consolidación del centro de desarrollo social, recreacional y cultural despliega desde la biblioteca un acercamiento particular entre la obra construida y el entorno natural capitalino. Mediante su recorrido devela progresivamente la solución de un programa planteado para conformar un conjunto cultural y paisajístico omitiendo su posición dentro de la ciudad.

Reconocida como una de las obras emblemáticas de Rogelio Salmona, sus formas circulares abiertas al entorno atraen mensualmente entre 60 y 65 mil visitas. En un principio iba a recibir el nombre de Biblioteca Parque Simón Bolívar, debido a su cercanía con el parque metropolitano, pero debido al patrocinio que recibió del ex presidente colombiano Virgilio Barco, este terminó tomando su nombre.

En 1998, tras la consolidación del proyecto de Red Capital de Bibliotecas Públicas de Bogotá (BIBLORED), el Distrito designó la construcción de tres megabibliotecas para la ciudad que iniciaron su obra al siguiente año. La elección del predio significó en un principio varios retos en el proceso de diseño, ya que anteriormente había sido un botadero de residuos constructivos del Parque Simón Bolívar y posteriormente se rellenó de forma desprolija para dar lugar a un restaurante. Actualmente el predio donde se sitúa el proyecto cuenta con 13 hectáreas aproximadamente en forma de triángulo escaleno y el área construida comprende 16.092 m2.

El 20 de diciembre del 2001 se entrega oficialmente el edificio: un volumen incrustado en forma de caracol que atiende a su programa en tres plantas, incluida la cubierta. En el nivel inferior se encuentra la librería, locales, cafetería, talleres, sala múltiple con capacidad de 250 personas, teatro al aire libre, estacionamientos para 256 vehículos y cuyo acceso está dado por la Av 50. En el mismo nivel se da paso a las áreas de servicios, que comprenden los depósitos, recepción de libros, clasificación, servicios de empleados. En el primer nivel se encuentra la sala de lectura para niños, la hemeroteca, la sala de lectura Bogotá, el auditorio con un aforo de 410 personas y la sala de música que puede contener a 180 personas. En el nivel superior se encuentra una sala de exposiciones, un teatro al aire libre y los senderos sobre la cubierta.

© Simon Bosch
© Simon Bosch

La conexión generada con el Parque Metropolitano por el costado oriental se da por medio del puente peatonal que llega a la estación del tren de cercanías, dando inicio al paseo peatonal al interior del predio y permitiendo  acceder a una ciclo-ruta, la cual hizo parte del sistema peatonal propuesto por la alcaldía.

Debido a las condiciones del predio, la decisión más acertada fue horadar el terreno unos 5 metros para incrustar el edificio. Esta remoción de tierra contribuyó a la creación de taludes de diferentes tamaños y formas para configurar los senderos, plazoletas, espejos de agua y los espacios cubiertos. De esta manera el emplazamiento del edificio se dio mediante la incrustación de parte de su volumetría y la disposición de taludes que lo circundan, en busca de aislarlo del contexto urbano y proporcionar una experiencia natural desde el interior.

© Simon Bosch
© Simon Bosch

Esta disposición particular es perceptible tanto en planta como en corte, logrando que al interior no se perciba la ciudad, sino que se resalten los tres elementos naturales cruciales en la obra de Salmona: los espejos de agua, a los que se le atribuye una función refrigerante, de absorción de la contaminación urbana y la importancia del flujo de agua; los taludes naturales, ocultan el perfil urbano de la ciudad y enmarcan los cerros orientales, los cuales son atraídos a la experiencia visual desde cualquier punto del proyecto. De esta manera la composición paisajística es incluida a la experiencia interior desde las salas de lectura y circulaciones.

El acceso al edificio se da por el primer nivel, al que le precede una pequeña plaza sobre la que desciende vegetación desvirtuando los límites de los muros que la configuran. Este espacio de transición se vincula con una fuente escalonada de agua que direcciona el recorrido a sus costados, mediante una rampa y escalera en sentido oriente que conducen al primer vestíbulo. El recibimiento del usuario en este punto otorga un abrebocas de sus aperturas, contrario a la sensación de confinamiento que va transmitiendo el descenso en el terreno, pero que sorpresivamente se abre mediante la transparencia de sus ventanales, dejando entrar el entorno natural; este espacio es conocido como la sala de los pasos perdidos, desde donde parte la conexión con las demás estancias de la biblioteca.

© Simon Bosch
© Simon Bosch

Al interior de la sala de lectura Bogotá se destaca la iluminación proporcionada por unos grandes ventanales laterales orientados al norte y nororiente para obtener una incidencia lumínica constante durante todo el día acompañada de la luz cenital proveniente de la cubierta. Este espacio que se encuentra rodeado por una rampa que culmina en una terraza jardín comprendida como un área de lectura exterior. De igual manera las áreas de la cafetería y la librería en el nivel inferior se encuentran abiertas por medio de los grandes ventanales hacia un espejo de agua y un jardín interior como vista inmediata. El mobiliario como las bibliotecas, mesas y sillas estuvo a cargo por el mismo arquitecto, quien estuvo al tanto de hasta el más mínimo detalle. 

Presente siempre en su obra, la utilización del concreto, el ladrillo y el agua, establecen los límites de lo construido frente a los elementos naturales. Para este caso el sistema portante fue designado en hormigón armado y el grosor y la forma de las columnas y vigas varía de acuerdo a la jerarquía de las salas y las intenciones sobre los espacios. Las vigas, placas y columnas se encuentran conectadas de manera radial en un gran sistema que comprende el conjunto de aros que culminan en un círculo central, conformado por una columna circular y otras 10 columnas que lo rodean. La placa circular del segundo nivel está colgada por tensores contundentes a la placa principal de cubierta. De esta manera es posible liberar el espacio de las salas de lectura evitando el descenso de columnas en el espacio, permitiendo una circulación libre por las salas.

© Simon Bosch
© Simon Bosch

Al nivel de la cubierta, los senderos son delimitados por volúmenes inclinados recubiertos en ladrillo donde líneas inscritas son direccionadas al cielo, símbolo de la cultura precolombina Quimbaya evocando las ánforas. Al respaldo de estos volúmenes se encuentran grandes ventanales que otorgan de luz cenital a las salas del siguiente nivel. El circuito de senderos permiten reconocer por completo el predio, las relaciones con el Parque Metropolitano y los cerros orientales. Fuera del programa el mayor valor de la Biblioteca Virgilio Barco se le atribuye a la generosidad espacial, las transparencias, los detalles de los espacios intersticiales y el tratamiento especial de la luz sobre las texturas de los materiales.

La Biblioteca Virgilio Barco se ha convertido en uno de los proyectos más importantes a nivel urbano para la ciudad de Bogotá. La contribución al sector del Parque Metropolitano, reconocido por su desarrollo recreativo, abrió un vínculo importante en el desarrollo de actividades educativas para cualquier público. Rogelio Salmona, siempre de manera prolija resolvió los más mínimos detalles para brindar a la ciudad un ambiente sereno y acogedor, partiendo del derecho a la ciudad y así propiciar una inclusión cultural por medio de sus proyectos.

Agradecimientos a Simón Bosch.

© Simon Bosch
© Simon Bosch
  • Arquitectos

  • Ubicación

    Carrera 60 #57-60, Bogotá, Colombia
  • Área

    16092.0 m2
  • Año Proyecto

    2001
  • Fotografías

    Simon Bosch
Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita: Laura Sáenz. "Clásicos de Arquitectura: Biblioteca Virgilio Barco / Rogelio Salmona" 20 jul 2016. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/790824/clasicos-de-arquitectura-biblioteca-virgilio-barco-rogelio-salmona>