ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

  1. ArchDaily
  2. Noticias
  3. Cómo el trabajo y la vida colectiva están redefiniendo el espacio como un 'servicio'

Cómo el trabajo y la vida colectiva están redefiniendo el espacio como un 'servicio'

  • 12:00 - 17 Julio, 2016
  • por Lidija Grozdanic for Archipreneur.com
  • Traducido por Isadora Stockins
Cómo el trabajo y la vida colectiva están redefiniendo el espacio como un 'servicio'
Cómo el trabajo y la vida colectiva están redefiniendo el espacio como un 'servicio', Área común en el espacio WeWork en Londres. Imagen © WeWork
Área común en el espacio WeWork en Londres. Imagen © WeWork

En este artículo, publicado originalmente por Archipreneur como "El espacio como un Servicio: modelos de negocio que cambian nuestra forma de vivir y trabajar", Lidija Grozdanic analiza la reciente proliferación de los servicios de trabajo colectivo [coworking], así como la última moda de la vivienda colectiva, para discutir cómo la economía de compartir está redefiniendo el espacio físico como un sector muy lucrativo en la industria de los servicios.

Algunas de las empresas más innovadoras y rentables del mundo basan sus modelos de negocio en la comercialización de recursos no explotados. Facebook ha dependido de que sus usuarios generen contenido y datos durante años, y las organizaciones están empezando a darse cuenta del valor de la recolección, procesamiento, almacenamiento y la adopción de medidas frente a grandes datos.

En la industria AEC, algunas empresas están descubriendo el potencial oculto del exceso de energía generado por edificios, mientras que otros están tratando de utilizar las grandes superficies de azotea de los mega centros comerciales y supermercados para la captación de energía solar. Airbnb ha convertido unidades de vivienda poco utilizadas en activos, y permite a las personas generar ingresos adicionales por el alquiler de sus hogares a viajeros.

Las nociones tradicionales de espacio "privado" y "público" están siendo erosionadas bajo la influencia de una economía de intercambio y el avance tecnológico. El espacio está siendo reconocido como un producto rentable en sí mismo.

Área común en el espacios WeWork en D.C.. Imagen © WeWork
Área común en el espacios WeWork en D.C.. Imagen © WeWork

La industria de bienes raíces comerciales está experimentando cambios similares. los espacios de Coworking están brotando en las grandes ciudades, con propietarios de edificios que encuentran maneras de aprovechar los escritorios y oficinas con bajo uso, enfocándose en un número creciente de personas que trabajan desde casa o trabajan fuera de sus oficinas principales. De hecho, la Oficina de Estadísticas Laborales estima que para el año 2020, aproximadamente 65 millones de estadounidenses serán autónomos, contratistas independientes y emprendedores solitarios, y constituirá alrededor del 40% del total de la fuerza laboral.

De acuerdo con la encuesta 2014 All State-National Journal Heartland Monitor Poll, la generación millenials prefiere trabajar en lugares donde pueden encontrar una comunidad de personas de ideas afines. Varias otras encuestas han confirmado que la generación del milenio quieren un lugar de trabajo "divertido y social", horas de trabajo flexibles y valoran en el estilo de vida y viajar. Ellos están menos interesados en adquirir una vivienda, pero están dispuestos a gastar dinero en experiencias y eventos. El aumento de la movilidad y el ascenso de la economía del compartir no sólo están cambiando la forma en que las generaciones más jóvenes viven, trabajan y viajan sino también transformando nuestro entorno físico.

Encontrar un espacio de oficina y la creación de la infraestructura necesaria para su funcionamiento puede ser una tarea desalentadora para los que están recién comenzando. Los propietarios suelen estar interesados en contratos a largo plazo, lo que es muy poco ideal para las jóvenes empresas y autónomos. Reconociendo la necesidad de una mayor comodidad, flexibilidad, y menos responsabilidad, compañías como WeWork han desarrollado modelos de negocio exitosos en torno a la idea del espacio como un servicio.

Sala de estar y oficinas privadas en el espacio WeWork en San Francisco. Imagen © WeWork
Sala de estar y oficinas privadas en el espacio WeWork en San Francisco. Imagen © WeWork

Fundada en 2010, WeWork se ha convertido en el precursor del espacio como una tendencia en servicios y es una de las de más rápido crecimiento en consumidores de espacio de oficinas en la ciudad de Nueva York. Reconociendo la desaparición de puestos de trabajo con horario de 9 a 5, sus fundadores decidieron crear un servicio que funcionaría como una "red social física."

Esencialmente, WeWork transformó un negocio de bienes raíces en una plataforma tecnológica. La idea de compartir el espacio no es nueva, pero se ha traducido por WeWork desde un espacio de intercambio en un concepto estrechamente relacionado con los hábitos de vida y de trabajo de las generaciones más jóvenes.

WeWork arrienda grandes espacios de los propietarios y luego subarrienda, con un margen, en pequeños bloques de superficie útil. La compañía gestiona en la actualidad más de 3 millones de pies cuadrados de espacio. Ofrecen acceso "paga mientras vas", o la suscripción de "bienes comunes ilimitados" que permite a la gente utilizar ubicaciones WeWork en cualquier parte del mundo. Proporcionan a los inquilinos con Internet, servicios de impresión, y bebidas, así como lugares para relajarse y tomar un descanso del trabajo. La empresa se encarga de todo en cuanto a la gestión de la oficina propiamente tal, desde las facturas de servicios públicos hasta la reposición de la tinta en la impresora.

Las oficinas privadas en el espacio WeWork en Seattle. Imagen © WeWork
Las oficinas privadas en el espacio WeWork en Seattle. Imagen © WeWork

La compañía ha comenzado recientemente a probar su primera oferta de residencia. Su primer desarrollo de vivienda colectiva, situado en la ciudad de Nueva York, en la actualidad tiene capacidad para 80 miembros WeWork en 45 unidades de apartamentos, con planes para albergar a más de 600 personas en 20 pisos. Todos los inquilinos tienen acceso a eventos de la comunidad a través de una aplicación móvil, a través de la cual puedan compartir servicios de limpieza, lavandería y servicios públicos. Provisionalmente llamado WeLive, se espera que su oferta residencial de cuenta de un 21% de los ingresos de la compañía en el 2018.

Micro-alquiler, en el cual se basa el concepto de WeLive, es la última tendencia en el sector inmobiliario residencial. El concepto es simple: una empresa alquila una unidad multi-habitacional grande, crea espacios comunes y subarrienda habitaciones individuales a la gente sobre una base a corto plazo. empresas co-vivir no son dueños de la propiedad, sino que actúan como administradores de la propiedad.

Abandonando contratos a largo plazo por arreglos de mes a mes con micro-renta apelan a la generación del milenio que son mucho más cómodos con las soluciones de alojamiento temporal que lo que son las generaciones mayores. Contratos a corto plazo son los más adecuados para los recién licenciados y profesionales que con frecuencia cambian de ubicación o no pueden permitirse comprar sus propios hogares. A medida que un número creciente de 25 a 34 años de edad están viviendo con compañeros y permanecen solteros durante más tiempo que las generaciones anteriores, la movilidad se convierte en el factor decisivo en la elección de vivienda adecuada.

Comedor en la casa común 'Pacific' en una casa de piedra rojiza restaurado en Crown Heights, Nueva York. Imagen © Common
Comedor en la casa común 'Pacific' en una casa de piedra rojiza restaurado en Crown Heights, Nueva York. Imagen © Common

Un gran número de nuevas empresas están probando la idea de crear espacios de convivencia. Empresas que están comenzando como Pure House, Krash, Open Door, y co.space están ingresando al sector inmobiliario con ofertas similares.

El emprendimiento de convivencia común Common recientemente ha reunido $ 7.5 millones en financiación Serie A y ha anunciado la apertura de una residencia de 51 habitaciones en Williamsburg, Nueva York. Este es el tercer edificio de la empresa en Brooklyn, Nueva York, y el primer desarrollo desde cero.

Las condiciones para el alquiler de los espacios aquí son más o menos lo mismo que lo son para otras nuevas empresas de convivencia. Lo que lo hace diferente a Common para evitar el destino de Campus, una startup obligada a cerrar sus locales después de no poder crear "una empresa económicamente viable", es que Common se asocia directamente con las empresas inmobiliarias que compran los edificios. Esto les permite ahorrar en el alquiler y tener un mayor control sobre los espacios.

Dormitorio en el hogar común "Havemeyer" en Williamsburg, Nueva York. Imagen © Common
Dormitorio en el hogar común "Havemeyer" en Williamsburg, Nueva York. Imagen © Common

La convivencia en trabajo y vivienda son los tipos más dominantes del espacio como un concepto de servicio. Ha demostrado ser una fuerza transformadora, cambiando drásticamente la industria de bienes raíces residenciales y comerciales. La proliferación de la economía del compartir está iluminando los potenciales ocultos de los espacios físicos, y cambiando la manera en que la arquitectura es usada y habitada. Este fenómeno podría cambiar irreversiblemente la forma en que diseñamos los edificios y la reflexión sobre el desarrollo urbano.

Cita: Grozdanic, Lidija. "Cómo el trabajo y la vida colectiva están redefiniendo el espacio como un 'servicio'" [How Coworking and Coliving are Redefining Space as a Service] 17 jul 2016. ArchDaily Perú. (Trad. Stockins, Isadora ) Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/791519/como-y-coliving-estan-redefiniendo-el-espacio-como-un-servicio>