ArchDaily Perú | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Museo
  4. España
  5. Pampols Arquitecte
  6. 2003
  7. Centro del Románico / Pampols Arquitecte

Centro del Románico / Pampols Arquitecte

  • 15:00 - 17 Marzo, 2011
Centro del Románico / Pampols Arquitecte
Centro del Románico / Pampols Arquitecte, © Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

© Oriol Rosell i Giménez © Oriol Rosell i Giménez © Oriol Rosell i Giménez © Oriol Rosell i Giménez +32

  • Arquitectos

  • Ubicación

    25528 Erill la Vall, Lleida, Spain
  • Arquitecto a Cargo

    David Pàmpols
  • Arquitecto técnico

    Pere Planelles
  • Arq Colaboradores

    Romà Pàmpols, Susanna Simó
  • Año Proyecto

    2003
  • Fotografías

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

Descripción de los arquitectos. La idea de crear en Erill-la-Vall un Museo consagrado a potenciar y polarizar iniciativas vinculadas al conocimiento y difusión del conjunto románico del Valle de Boí, tiene su origen tiempo acá y guarda relación con la preocupación por el desarrollo del territorio. La aprobación del Plan de Excelencia Turística para el Valle de Boí convirtió la propuesta en idea tangible, convirtiendo a éste en una de las antenas principales en la promoción de los valores culturales del Valle.

La reconversión de la idea inicial de Museo en la propuesta del Centro del Románico de Erill-la-Vall incide, esencialmente, en el desarrollo de un museo interdisciplinario con una dimensión cultural más amplia que su propio ámbito físico, planteándose las potencialidades que ofrece el tema del Arte Románico como objeto de interpretación patrimonial del Valle de Boí.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

El Arte Románico -su conjunto- deviene a la vez concepto urbanístico y cultural y la propuesta pretende girar sobre este supuesto de ordenación, proponiendo un recorrido virtual/imaginario que sustantive y califique la mirada en la percepción de los monumentos que constituirán la Ruta del Románico. Del mismo modod, se pretende que el Centro de Interpretación del Románico de la Vall de Boí sea referente objetivo para estudiosos de arte y punto de partida de todas aquellas iniciativas culturales que de ello se deriven.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

La formalización arquitectónica de la propuesta parte de la conversión de dos construcciones enclavadas en el casco urbano de Erill-la-Vall, en dos espacios físicamente diferenciados. El principal objetivo de la intervención es mantener el carácter y la volumetría original de las dos edificaciones existentes , pero adaptando las características en aquello esencial referente a los temas de accesibilidad, seguridad y claridad espacial exigibles a un edificio público. Era necesario convertir dos edificios antiguos y deteriorados en un ámbito expositivo/celebrativo/cultural, regulando los usos y la conservación. En este sentido se interpretó como fundamental la simplificación del acceso y esto se resolvió mediante la construcción de dos cuerpos nuevos, uno exterior transparente, y que acogería la ubicación de los servicios auxiliares, administración, instalaciones técnicas y recepción de grupos, y otro más tectónico que alojaría las nuevas comunicaciones verticales y accesos, adaptándose en el volumen más alto.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

El proyecto

tiene su origen en el análisis de un Programa de Centro de Interpretación y en la tensión que produce la lectura del lugar, como aquel lugar que es, con la proximidad ineludible del campanario de Santa Eulàlia y el fondo montañoso de la vertiente norte, intentando crear una unidad de espacio a escala del peatón, entendido desde la densidad del viejo tejido urbano que lo rodea.

El edificio se organiza restituyendo el anterior límite de la edificación existente y con la inserción de un cuerpo bajo transparente, espacio de conexión y de respuesta como rótula a las diferentes direcciones. La posición del porche, que sale a recibir al visitante, permite resolver el acceso al Centro atravesando el vacío entre ambas edificaciones.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

El programa establece una jerarquía básica, planteando una área de espacios de uso fijo, es decir, servicios y administración, y una de espacios convertibles y polivalentes, que permiten diferentes usos, con dos piezas fijas: el Centro de Documentación y el Espacio del Románico, donde es más que explícita la renuncia a la formación de colecciones, y la apuesta por un concepto de Museo que con las limitaciones físicas preexistentes opta por una mediatización de los contenidos: la información multimedia con preeminencia de los caracteres lúdicos e interactivos e, incluso, la interpretación artística de algunos temas en el espacio perimetral exterior del edificio, se plantean con la idea de posibilitar un programa variado y el mantenimiento de la expectación alrededor del contenido museístico en temporadas diferentes.

Con posterioridad, se proyectó la ampliación del ámbito de exposición, previsto en fase inicial y la adecuación de la parte posterior del Centro de Interpretación del Románico del Valle de Boí para la ampliación del ámbito e itinerarios de exposición desarrollado en altura ,integrado a las características del solar y su entorno.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

Nos encontramos que el conjunto objeto de la actuación que se nos proponía conformaría un conjunto con una escala insólitamente estrechada y de menguada contundencia respecto de la edificación contigua, y de gran  significancia en la conformación de la fachada del tramo bajo de la Plaza de la Iglesia.

El principio del encargo puede leerse como el de la petición expresa de crear un corredor exterior a la edificación existente y que ligue el conjunto de recorridos del ámbito expositivo por su parte exterior. Un tipo de pabellón adosado que le confiriera funcionalidad. Rápidamente llegamos al convencimiento de que no era posible adosar ninguna edificación a la ya existente y que esta conviviera sin conflictos con la fuerte tectonicidad de los dos volúmenes que conformaban el programa del Centro del Románico.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

Llegados a este punto pasamos a trabajar con el paradigma del no-edificio y en el vidrio como material que podía garantizarnos esta fusión armónica, con ciertas propiedades camaleónicas. Trabajando con referencias que van desde el ancestral pabellón de vidrio de Bruno Taut , hasta el acceso proyectado por Design Antenna (London) para el Broadfield Glass Museum, pasando por los Crystal Palaces Victorianos o, como no podía ser de otra manera, enlazando con el ideal democrático largamente perseguido por los precursores del Movimiento Moderno y que Mies van der Rohe plasmó magistralmente a la Casa Farnsworth. Pero arraigando el concepto en actitudes de posicionamiento de programas en entornos severos, como la casa de Lina Bo Bardi en Sâo Paulo o las piscinas de Matosinhos de Siza Vieira.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

El pabellón

quiere representar también un ejemplo de la técnica actual aplicada al vidrio, entendido como un símbolo altamente expresivo de temas como por ejemplo la mitología, la historia social. Toda la atención se centra en la cubierta de vidrio, donde sólo se puede distinguir luminosidad y sencillez, dejando los esfuerzos técnicos realizados invisibles al espectador. La necesidad de combinar un entorno que fuera un tipo de envoltorio creador de una ambiente cálido y la necesidad que a la vez se manifieste como estéticamente oportuna se ha resuelto desde las propias particularidades del vidrio de bajo factor solar Cool-lite, un vidrio con una capa especial de plata que evita una penetración de luz demasiado intensa. Una ventaja adicional consiste en el hecho que el vidrio es totalmente transparente y su tonalidad metálica es casi imperceptible.

Por motivos de seguridad y para soportar la sobrecarga de nieve el vidrio se refuerza: 10 mm. de espesor en cubierta y 8 mm. en paredes. El vidrio vertical sólo deja que penetre un 45% de energía solar en el corredor, pero mantiene el 61% de la luz natural de día. Para aumentar la belleza del techo acristalado, los vidrios interiores se prevén serigrafiados en blanco, lo que proporciona a la superficie de vidrio un efecto frit. Este sencillo motivo lineal reduce la energía que entra en el edificio hasta menos de un 37% a la hora que el frit sirve como reflector solar sobre la superficie de la cubierta así como de completa y exigente protección solar para el ámbito que acoge debajo. Este hecho es de gran importancia, atendida la orientación a suroeste del pabellón. Un discreto sistema de renovación del aire interior contribuye a regular y equilibrar la atmósfera.

© Oriol Rosell i Giménez
© Oriol Rosell i Giménez

El pabellón se ofrece como un moderno Crystal Palace, donde tanto el espacio como la gravedad parezcan irreales, y, en su lugar, se atrae al espectador con un juego alterno de suspenso entre luz y sombra, según las condiciones del tiempo y las horas del día.

Planta Baja
Planta Baja

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita: "Centro del Románico / Pampols Arquitecte" 17 mar 2011. ArchDaily Perú. Accedido el . <http://www.archdaily.pe/pe/GRCFtbcZnI/centro-del-romanico-pampols-arquitecte>