Agrandar imagen | Ver tamaño original
He oído muchas veces la frase de que un buen proyecto le debe gran parte de su éxito, no sólo al arquitecto y su equipo de trabajo, sino que sobre todo a la existencia de un buen cliente detrás de este. Creo que esta frase es completamente cierta y la relación de trabajo que se logre crear entre el mandante y el arquitecto es clave para el correcto diseño, desarrollo y resultado del proyecto en todas sus etapas y complejidades, ya que es él quien tiene la última palabra en muchas decisiones que terminan por definir todo proyecto. Creo que el primer factor fundamental que debe existir en la relación cliente/arquitecto, es la confianza del primero para con el segundo. Muchas veces cuando se desarrolla un proyecto este es un aspecto fundamental ya que permite al arquitecto actuar con ciertos grados de libertad esenciales para resolver el problema una vez que se ha formulado el encargo y las reglas del juego iniciales, llevando a cabo un proceso de diseño fluido y evitando el entorpecimiento de un normal desarrollo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir