Agrandar imagen | Ver tamaño original
Muchas veces se escucha que para hacer un buen proyecto el presupuesto es algo secundario, y que finalmente, un buen diseño es aquel que con los mínimos recursos logra un resultado destacado. ¿Cuánto de cierto y cuánto de mito hay en esta afirmación?  Sin lugar a dudas un buen diseño, bien pensado y desarrollado desde una situación de cierta escasez no es una limitante para lograr un buen proyecto, sin embargo ello no implica, a mi parecer, que el presupuesto o el dinero con el que se cuenta sea absolutamente irrelevante. Lo contrario sucede con un presupuesto holgado, nunca es garantía de buen proyecto. Aquellos proyectos que se piensan en un principio desde la escasez, pueden colocar esto como una condición esencial y llegar a un resultado de calidad, ya que se coloca el presupuesto a su favor y se proyecta desde un inicio con lo que se cuenta. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir