Agrandar imagen | Ver tamaño original
Hace un tiempo se viene discutiendo en Chile el poco impacto que generan las obras de arquitectura en las diferentes ciudades, con la consecuente mejora que podrían producir. Se reconoce una cierta calidad de la producción arquitectónica en sí misma, sin embargo la distancia que las separa de una realidad urbana de dudosa calidad, es muy grande. Este es un problema que se percibe no sólo en Santiago, sino que en la gran mayoría de las ciudades a lo largo de nuestro país. Sin lugar a dudas el problema, pasa en primera instancia, por una falta de planificación, visión a largo plazo y claridad de cuál es el destino que se le quiere dar a las ciudades. Este es un tema que da para ser desarrollado sobre sí mismo. Me interesa sin embargo, centrarme en la escasa vocación urbana que tiene el desarrollo de la arquitectura más reconocida de Chile, que se puede encontrar principalmente dispersa por el territorio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir