Agrandar imagen | Ver tamaño original
El ser parte de una comisión correctora de proyectos, implica una responsabilidad, ya que por un lado se debe aprobar o reprobar el trabajo realizado, y por otro, es una instancia de corrección para el alumno y su proyecto, lo que debe traducirse en una oportunidad de aprendizaje constructivo, que debe tener una cierta actitud por parte de los correctores. Aquí algunos consejos en torno a la actitud y disposición con la que un profesor puede corregir el examen de taller: 1. Puntualidad. Llegar a corregir a la hora estipulada. 2. Actitud. Estar siempre atento a la presentación del alumno, sin interrumpir innecesariamente. 3. Compromiso. Evitar distracciones o abandonar la corrección para atender temas personales. 4. Nivel académico. Situarse en el nivel del alumno, no exigir aspectos que estén fuera de sus conocimientos. 5. Material expuesto. Revisar la entrega y presentación en su totalidad, y con todos sus detalles. 6. Corrección constructiva. Realizar críticas constructivas, que conlleven a un aprendizaje. 7. Respeto. Evitar ironías, lenguaje inapropiado o descalificaciones. 8. Autorreferencia. Evitar corregir el proyecto en función de lo que “yo” habría hecho. 9. Tiempo. Otorgar el tiempo necesario al alumno para exponer, tomarse el tiempo necesario para corregir. 10. Evaluación. Evaluar el proyecto de acuerdo al nivel del alumno y sus potencialidades. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir