Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta casa está ubicada en un terreno que hace esquina con una densa vegetación madura en el barrio histórico de Dunbar, al sur de Vancouver. Una corriente de agua fresca durante todo el año divide la propiedad de forma irregular. La exuberante cuenca que resulta de las fuerzas climáticas, sienta las bases para una respuesta arquitectónica espectacular y altamente contextual. La casa se apropia del entorno natural de ribera y establece una secuencia de circulación que culmina en un gran espacio exterior con orientación sur, a las orillas del agua. El diseño aprovecha los momentos de esplendor natural en las zonas sociales, mientras se ocupan los follajes densos y la topografía para crear espacios contemplativos y privados. La casa fue diseñada a partir de la grilla estructural establecida por una residencia anterior. Mientras algunos cimientos y pilares originales permanecen, el nuevo proyecto reinterpreta completamente los conceptos contrapuestos de privacidad y exposición, debido a su cercanía a una avenida muy transitada. Los muros de hormigón son estratégicamente dispuestos y la inclusión de tragaluces define zonas de vida privadas en el nivel principal. Un techo de madera a la vista con conexiones de acero corre a lo largo de la casa, extendiéndose generosamente. Aleros profundos ofrecen protección contra el deslumbramiento y la entrada directa de los rayos del sol, pero los grandes ventanales mantienen las vistas hacia la cuenca plantada y permiten maximizar la iluminación natural. Una red perimetral formada por una zona cubierta, hace más confusa la línea entre el interior y el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir