Agrandar imagen | Ver tamaño original
Entre patios, umbrales y visuales Situada sobre una topografía inclinada y concebida en tres niveles que relacionan sus espacios interiores con el entorno natural, la casa mira a la ciudad desde las montañas orientales y genera una secuencia de espacios abiertos y patios para descubrir su interior. Un umbral que contiene la zona de servicios es el inicio de la experiencia. A través del acceso situado entre los dos volúmenes que conforman el conjunto, el descenso al Patio del Árbol hace parte de un juego de circulaciones que relacionan todos los espacios de la casa, con diferentes intensidades de la luz natural. Descender al patio significa descubrir la zona social como un lugar para el encuentro familiar y para la observación de la ciudad, que aparece en cada paso que se da desde el acceso principal. La casa diluye sus límites en el nivel inferior e integra la ciudad como fondo de las actividades cotidianas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir