Agrandar imagen | Ver tamaño original
La primera actividad que se tuvo que realizar al recibir la invitación para este proyecto fue hacer un recorrido por el terreno donde se aclararon y advirtieron las características topográficas del lugar. El predio contaba dos posibilidades de acceso en sus colindancias a calles con una diferencia más de 5 metros entre ellos. Esta fue la primera pauta a resolver para acomodar las actividades y circulaciones de la casa, concluyendo en tres niveles que dividen claramente los  espacios según la actividad: servicio, social y privado. El segundo reto fue aprovechar al máximo las orientaciones disponibles, para lo cual se realizó un estudio en sitio de los niveles, iluminación y panorámicas que existirían, a partir de donde se proponen los ventanales que iluminan de manera natural cada rincón habitable y regalan las atractivas vistas a los habitantes. El aspecto formal sugiere una geometría ortogonal donde el juego de adición y sustracción de planos y volúmenes concluyen en la interpretación de una envolvente que no hace más que evidenciar la función de la casa.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir