Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Pabellón alemán fue diseñado por Ludwig Mies van der Rohe en el año 1929 como la obra de representación Alemana  para la Exposición Internacional de Barcelona celebrada en Montjuic ese mismo año. El Pabellón se concibió como un recinto de modestas dimensiones y refinados materiales. Vidrio, acero y cuatro clases de mármol,  estaban destinados a albergar la recepción oficial presidida por el rey Alfonso XIII junto a las autoridades alemanas.  La originalidad en el uso de los materiales siempre destacada en la obra, no radica en la novedad de los mismos sino en el ideal de modernidad que representaban y su aplicación rigurosa, en cuanto a  su geometría, de la precisión de sus piezas y de la claridad de su montaje. Conocido como una de las obras más relevantes de la arquitectura moderna, el pabellón se caracteriza por la simpleza radical de su organización espacial y formas, junto con una ostentosa elegancia de los materiales aplicados. Fruto del continuo análisis al que ha sido expuesto a lo largo de los años, se le atribuyen distintas influencias entre las que destacan el particular gusto de su creador por la arquitectura tradicional japonesa, el suprematismo y el neoplasticismo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir