Agrandar imagen | Ver tamaño original
Ubicada en Bainbridge Island, Washington, gran parte de la Casa Dorsey se oculta detrás de una fachada de hormigón de dos pisos, sin embargo sus espacios interiores reflejan una experiencia diferente de calidez, luz y aperturas. La oficina Coates Design diseñó un muro de hormigón de 45 cm que forma las dos caras exteriores de la casa. Estos muros contrastan con un volúmen de madera y cobre que se giró ligeramente, para aprovechar al máximo el terreno y las vistas hacia la montaña. El muro exterior de hormigón a la vista ayuda a reducir el gasto de energía ganado masa térmica que enfría la casa en verano y mantiene el calor en el invierno. Todas las habitaciones dentro de la casa fueron cuidadosamente diseñadas para tener diferentes puntos de vista, entregar comodidad a sus usuarios y tener un estilo atractivo. Con sólo una pequeña área edificable disponible en el sitio, la casa fue diseñada para maximizar el terreno a través de una configuración vertical. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir