Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo consistió en un pequeño refugio de fin de semana para una pareja alemana-chilena. El lugar es un borde costero con una línea de acantilados de 10 kilómetros de largo y de 200 metros de altura donde nunca antes han existido edificaciones. Históricamente en este lugar siempre se ha trabajado la recolección de cochayuyo (alga chilena) y también la recolección de mariscos. El acceso a la playa se realiza por senderos muy difíciles que toman mucho tiempo recorrer. La casa se emplaza en una punta de un acantilado con quebradas hacia el poniente, norte y oriente de la casa en una situación de isla. Esta casa se proyecto en un modulo de 3.2 m x 3.2 m en madera donde todo su esqueleto (pilares y vigas) quedan a la vista. (se muestran). Todo este esqueleto se impregno con carbolineo (color negro) y las forros de muro en café oscuro. Los interiores se trabajaron con blanco en los muros y cielos. Piso de madera. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir