Agrandar imagen | Ver tamaño original
La madera y el acero corten son los principales materiales de esta casa de fin de semana diseñada para una pareja con dos niños. El despliegue de la casa se ​​vio influenciado por la geometría del terreno. La solución fue crear dos volúmenes que se ajustan de forma perpendicular. Una combinación de dos volúmenes: un pabellón de madera con brises soleil, y otro bloque íntimo de estructura de hormigón y fachada de madera, suspendidos 40 cm del suelo para evitar la humedad y dar mayor privacidad a las habitaciones. Los límites del pabellón social terminan en una terraza cubierta, con una zona de estar frente a la piscina. Las persianas, que se convirtieron en un elemento definitorio en la casa, no fueron creadas de forma intencional. En este caso, el elemento estético responde a la necesidad de proteger la fachada de un golpe de calor. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir