Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto forma parte de una exploración personal donde se entiende a la casa como un gran bloque macizo, que va siendo excavado para generar espacios en su interior. Esta casa en particular es un “bloque blanco”, el cual ha recibido distintos “tajos” (vanos dispuestos de manera aleatoria) a través de los cuales podemos apreciar lo que hay en su interior: otros bloques, esta vez de concreto expuesto. Entre estos volúmenes y en su interior se generan espacios habitables de características distintas. El proyecto ha sido dividido en 4 zonas: Zona social interior, zona de dormitorios, la zona de servicio, terraza. La zona social del primer nivel se ha planteado como un único gran espacio que integra sala, comedor y cocina, logrando que estos 3 ambientes se perciban más grandes de lo que en realidad son. Esto se hizo como respuesta a las limitaciones propias de las reducidas dimensiones del lote.  La esquina principal de la casa, donde está ubicada la sala, prescinde de columnas con la finalidad de lograr una integración total, sin obstáculos, entre el interior y el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir