Agrandar imagen | Ver tamaño original
El nuevo monasterio de Santa Catalina de Siena se ha levantado junto al antiguo monasterio que habitaban estas monjas dominicas de Paterna y que tras la mudanza fue demolido. La nueva construcción, moderna y funcional, recoge todas las necesidades de la congregación y se adapta a la vida diaria de estas monjas de clausura, que el arquitecto Pedro Hernández ha sabido distribuir en la organización del Monasterio. El lenguaje utilizado para la construcción del conjunto busca la simplicidad y pureza de formas, las líneas rectas y el color blanco predominan en este monasterio tanto dentro como fuera, conformando un contenedor puro y limpio en el que combinar mobiliario nuevo con el perteneciente a la congregación, con piezas que datan del S.XV. El monasterio está formado por dos blancos volúmenes, ajustándose a un esquema claro de funcionamiento, separándose no solo funcional sino también físicamente las zonas de día y las de noche. Las actividades diurnas se recogen en un volumen de base cuadrada cuyo vaciado central conforma el atrio alrededor del cual se distribuyen las estancias comunes tales como biblioteca, refectorio o despachos así como la iglesia y las sacristías. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir