Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Casa Duna, medio-hundida en las dunas en la costa norte de la isla de Terschelling, se eleva sobre el paisaje y mira sobre las dunas proporciondo una vista impresionante del mar del Norte. Las fuerzas de la naturaleza prevalecen en el medio ambiente - el mar, la luz del sol y los patrones de viento locales - determinan el diseño de tal manera que pareciese que ellos mismos hubiesen esculpido la casa. Es sobre todo un diseño muy arraigado al contexto y por esta razón cada material fue elegido después de un examen minucioso de colores y texturas que se encuentran en el medio ambiente. Esto resulta en un objeto arquitectónico peculiar, un diamante de madera que se experimenta de manera muy diferente desde cada uno de sus lados, está totalmente integrado en el paisaje y, sin embargo también hace una conexión fuerte pero sutil entre su interior y su entorno inmediato. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir