Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esquivando la suave lluvia de Bogotá, un gato de ojos color turquesa y bañado en blanco y negro merodea por la cornisa de una oficina escondida en medio de la vegetación. Un generoso ventanal de madera tamiza la luz e ilumina el interior: un escritorio, cientos de libros, carpetas amarillas y cuadros a contraluz. Cómodo en su asiento, Germán Samper (91) toma un lápiz, lo apoya sobre la piel del papel y comienza a explicarnos todo lo que habla, de la manera más sencilla y clara posible. Ya sea dando instrucciones para tomar un taxi en Bogotá o explicando las recientes modificaciones a la histórica ciudadela Colsubsidio, Samper -maestro de la arquitectura colombiana- puede expresar ideas sobre el papel con una facilidad que nos hace creer que el dibujar puede ser muy sencillo, pero es simplemente un gran truco. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir