Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un banco que se transforma en una clínica dental; el programa dado sugirió la necesidad de compartimentar el espacio, que trata sólo con las paredes perimetrales y la estructura del edificio. Cada persona es diferente, pero biológicamente similar. Siguiendo la visión del cliente, en esta clínica cada persona debe tener un tratamiento único y personalizado, pero la oficina de cada médico debe tener condiciones similares para que esto suceda. La similitud permite que la singularidad sea enmarcada. La misma clínica, los mismos médicos deben crear muchos tratamientos únicos cada día. En este sentido, la solicitud principal fue la presencia de luz natural en cada una de las 5 oficinas de médicos. Pero no todas las oficinas podían enfrentar directamente una fachada exterior con respecto a la anchura del espacio. Adicionalmente, los médicos nos alertaron sobre el fenómeno de la claustrofobia cuando las personas están siendo tratadas. Recordando a los textos de Vidler sobre la importancia de la claustrofobia y el diagnóstico de agorafobia en el advenimiento del movimiento moderno, surge una pregunta: ¿sus premisas siguen vigentes? Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir