Agrandar imagen | Ver tamaño original
A lo largo de la Costa de Oro del Lago Zúrich, localidades individuales han perdido un claro sentido de identidad con la continuidad del paisaje suburbano. La arquitectura genérica determina el contexto inmediato de los espacios abiertos restantes, reservas de tierra de las antiguas zonas agrícolas crean una pausa bienvenida en este ritmo de otra manera monótono. Un espacio sencillo de pradera beneficia visiblemente las filas densas de urbanización unifamiliar. En general, los jardines comprenden espacios sobrantes entre las casas individuales, realizados con distintos grados de éxito. En conjunto, representan lo que queda atrás después de que una casa se ha construido - nada más. Nuestra intervención tiene una postura diferente, creando un lugar con límites claros. Existe un perímetro a través de paredes y bordes: externamente territoriales y duros, internamente un espacio privado verde y suave. La casa refleja la relación entre el interior y el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir