Agrandar imagen | Ver tamaño original
Desde nuestros proyectos intentamos diferentes formas de construir el habitar no solo como gestor social, sino como posibilitador de conexiones humanas a través de relaciones inesperadas que van más allá de la utilidad inmediata. Buscamos ahondar en las formas de ocupar el espacio. Procuramos extendernos más allá de los límites físicos a través de relaciones que establecemos con lo íntimo y lo colectivo. El vacío se consolida así en este proyecto como dispositivo para promover estas experiencias a través de espacios superpuestos en forma de patios contiguos en niveles distintos y que pierden sus límites en vías de descifrar nuevas relaciones afectivas y espaciales. En torno al patio principal se desarrolla la vivienda en forma espiral generando una secuencia espacial interior en tres niveles, siendo las circulaciones verticales parte de ésta, consolidamos así la posibilidad de actividades colectivas interconectadas. Este espiral está formado por una cinta compuesta por ritmos modulares para posibilitar la relación exterior- interior. Los patios de convierten así en la razón de ser de la vivienda, siendo esta una tipología característica de la arquitectura colonial Limeña. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir