Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto de ampliación del Museo Unterlinden en Colmar abarca tres dimensiones: el desarrollo urbano, la arquitectura y la museografía. Se centra en problemas de reconstrucción, simulación e integración. Desarrollo urbano Después de la ampliación, dos edificios conectados físicamente por una galería subterránea, se enfrentan entre sí a través de la plaza Unterlinden. El convento medieval que consiste de una iglesia, un claustro, una fuente y un jardín están en un lado. En el otro lado de la plaza, el nuevo edificio del museo refleja el volumen de la iglesia y, junto con los antiguos baños municipales constituye un segundo patio cerrado. Entre los dos edificios, la plaza Unterlinden ha recuperado su importancia histórica, recordando los tiempos en que, al otro lado del convento, establos y granjas formaban un conjunto conocido como el "Ackerhof". La parada de autobús y el aparcamiento existentes antes de la renovación del museo se han convertido ahora en un nuevo espacio público y urbano. El canal Sinn, que fluye bajo el casco antiguo de Colmar, se ha reabierto, convirtiéndose en el elemento central de este nuevo espacio público. Cerca del agua, una pequeña casa marca la presencia del museo en la plaza: su posicionamiento, volumen y forma son las del molino que antes estaba allí. Dos ventanas permiten a los transeúntes a mirar hacia abajo en la galería subterránea que conecta los dos edificios. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir