Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Casa Elíptica es el resultado de una idea. Nace de una forma geométrica y un volumen esculpido en el paisaje. Se procura un equilibrio entre los llenos y vacíos, el peso y la ligereza, la luz y la sombra, el objeto y su imagen. Es una relación entre lo real y lo imaginario, entre los espacios físicos y virtuales. La casa, de base elíptica, es deliberadamente escultórica y orgánica; con formas curvas -dibujadas por el viento y el mar- que sutilmente delimitan el patio central. Con el edificio hacia el este, es importante establecer una tenue articulación. Se procura un dinamismo y equilibrio morfológico, y un mismo color blanco que cubre prácticamente todos los edificios de esta suave y soleada pendiente. Es en este ambiente donde se encuentra la vivienda, sin darse cuenta de dónde empieza y dónde termina. La plasticidad y la ligereza de su diseño orgánico se encuentra con los contornos de la naturaleza, definiendo a la vivienda como un objeto arquitectónico. Esto es lo que se concluye con el transcurso de la obra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir