Agrandar imagen | Ver tamaño original
La oficina alemana 22quadrat se inspiró en el efecto visual creado por las ondas sonoras que se mueven a través del agua al diseñar "impulsos", un muro de ladrillos ubicado en el patio interior del complejo residencial Pallotti, en Freising, Alemania. Los arquitectos derivaron el concepto de una metáfora; un solo ladrillo es como una sola partícula, apenas perceptible por sí misma pero capaz de generar un impacto mayor cuando se combina con otras. Con ayuda de la modelación digital y en colaboración con MMZ Architekten, ROB Technologies, y FaBö, el muro fue construido a mano utilizando ladrillo de arcilla de tipo water-struck, con un alto contenido de humedad y plasticidad. Estos ladrillos tienen una textura superficial única después de la cocción y son más densos que los ladrillos estándar, mejorando todos los beneficios naturales del ladrillo, tales como la resistencia, la durabilidad, la resistencia al tiempo y las plagas, y su masa térmica. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir