Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Tanatorio de Monóvar sita en una parcela en el margen noreste del pueblo. La parcela, de aproximadamente 6.000 metros cuadrados, tiene una geometría irregular limitada en su margen sur por la carretera que da acceso al edificio, y en el margen norte por un talud natural. Este talud, fue lo que nos hizo volcar las huecos a la fachada este, potenciando las vistas al espacio abierto, y ubicando en esta parte del edificio, las zonas comunes. Esto también nos hizo replantear el edificio como una parte del propio talud: una estructura masiva cuya geometría y materiales se integrasen en el entorno. El uso del ladrillo, la celosía en fachada, los patios interiores y los accesos indirectos potencian la intimidad interior del edificio. El edificio, a partir de los condicionantes previos, se plantea como dos volúmenes desplazados longitudinalmente entre sí, entre los cuales aparecen rasgaduras y patios que enriquecen el espacio interior, aportan luz natural y rompen con la masividad de la fachada. El programa del edificio se estructura, de este modo, en tres espacios principales: zonas comunes, salas-velatorio, y espacios de servicio y administración. El edificio se desarrolla todo en planta baja, con alturas de 7 y 5 metros sobre rasante para capilla y resto del edificio respectivamente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir