Agrandar imagen | Ver tamaño original
El edificio original consistía en dos niveles y un ático, además de un patio que está separado de la calle por una pared de jardín. La estructura interior de la casa estaba en muy malas condiciones y las habitaciones eran muy pequeñas, entonces se decidió conservar sólo la fachada y construir una nueva estructura en la casa. Se ubicó un tronco de roble como nueva estructura de soporte en el centro del plano pentagonal. Los nuevos pisos superiores se colgaron en un movimiento espiral entre los muros exteriores existentes y este soporte central. Esto condujo a un espacio interior sin muros interiores en las áreas de estar. El árbol fue una solución lógica y asequible, e inmediatamente dio la atmósfera adecuada al nuevo hogar. El baño, cocina, entrada y almacenamiento/lavadero se compilaron en un volumen vertical.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir