Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Biblioteca por Rem KoolhaasEl impacto físico de los libros ha sido importante en toda mi formación. Los primeros libros que me fascinaron fueron los cuentos de hadas de Grim, ilustrados por Gustave Doré. Todavía recuerdo la naturaleza física de esos libros, como uno de las recuerdos más fuertes de toda mi vida. En la década de 1950 pasaría el tiempo en la biblioteca del Stedelijk Museum - casi como en una sala de estar. Mi primer cruce entre escritura y arquitectura fue con Delirious New York, que escribí en la Biblioteca Pública de Nueva York, pasando por microfilmes, periódicos viejos y libros. Hice propio un particular asiento, casi día y noche. Una similitud entre la arquitectura y la creación de libros es que ambos tienen tradiciones increíblemente largas, pero también se ven obligados a estar en el momento, actualizando constantemente para poder sobrevivir. Hemos diseñado muchas bibliotecas y construido algunas. Las bibliotecas, como tipología, son excepcionalmente adecuadas para producir una arquitectura radical. Aparentemente, existe la paradoja de que una forma tan tradicional produce soluciones inventivas, y ese es el caso de la Biblioteca Nacional de Qatar. El edificio tiene 138 metros de largo, lo que equivale a la longitud de dos 747. Esto no es para jactarse de la escala sino porque desde el principio la idea fue hacer que la lectura sea accesible y lo más estimulante posible para la población de Qatar en su conjunto. Pensamos que podríamos lograr eso al crear un edificio que fuere casi una sola habitación, no dividida en diferentes secciones, no en pisos separados. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir