Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los colores y sus percepciones son responsables de una serie de estímulos conscientes e inconscientes en nuestra relación psíquico-espacial. A pesar de su presencia y sus variaciones, presentes en todos los lugares, ¿te has preguntado cuál es su papel en la arquitectura? Así como los propios elementos constructivos que componen el objeto arquitectónico, la aplicación de los colores en las superficies también influye en la experiencia del usuario en el espacio. Según Israel Pedrosa, "la sensación colorida es producida por los matices de la luz refractada o reflejada por el material. Comúnmente, se emplea la palabra color para designar esos matices que funcionan como estímulos en la sensación cromática". [1] Describir la relación de los colores bajo los diferentes aspectos que los rigen, o incluso la sucesión de estudios existentes, es tan complejo como extenso. El color puede ser asociado a la Psicología, al Simbolismo o al Misticismo; obtiene diferentes significados según el período artístico, histórico o incluso la cultura; cambia al enfrentarse a la luz; entre muchos otros temas. Este artículo no pretende abordar aspectos técnicos sobre los colores o conceptos estudiados por los críticos, sin embargo, busca reflexionar en torno a la relación entre el color y la arquitectura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir