Agrandar imagen | Ver tamaño original
En  su libro "El Derecho a la Ciudad" (1968), Henri Lefebvre habla de poner fin a la creación de espacios gestionados por la lógica del beneficio, para poner en marcha un plan de 'territorio autogestionado' que no  abandone el 'patrimonio histórico', ni permita la descomposición del espacio, sino trabajar por la restitución de los centros urbanos como lugares de creación. La globalización ha producido ciudades sin límites cuyo foco se ha centrado en el beneficio inmediato atentando directamente con la preservación del patrimonio cultural, entre otras cosas. Cuidar el patrimonio y acercarlo a los ciudadanos no solo contribuye a la construcción de una identidad local, sino que incide en innovación constructiva y de materiales, además de mejorar la calidad de vida de los habitantes cercanos a través del respeto y entendimiento de culturas pasadas, generando tipologías de ciudades diversas y únicas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir