Agrandar imagen | Ver tamaño original
“La tesis es como el cerdo, en ella todo tiene provecho”, así concluía Umberto Eco su libro Cómo hacer una tesis doctoral. Y es que estas investigaciones, realizadas a base de esfuerzo y sacrificio durante cuatro o cinco años, se convierten en una extraordinaria herramienta e inagotable fuente de información al servicio tanto de estudiantes como de profesionales que quieren profundizar sobre un tema concreto asociado a su rama de conocimiento. En España la crisis económica desatada en 2008 vio un notable aumento en el número de arquitectos y arquitectas que vieron en la realización de una tesis doctoral la posibilidad de continuar su formación académica, así como una opción para su futuro laboral. Sumado a la excelente formación que los arquitectos españoles generalmente poseen, esto ha derivado en la producción de una gran cantidad de trabajos de una calidad excelente, convirtiéndose en un magnífico recurso de consulta tanto para estudiantes como arquitectos.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir