Agrandar imagen | Ver tamaño original
No es nada nuevo que el postmodernismo, en los últimos años, experimentó una especie de resurgimiento. La exuberante y alegre interpretación del tan difamado movimiento en la arquitectura es quizás un consuelo en los momentos difíciles. O, para los más agobiados entre nosotros, quizás simplemente sea una buena idea para Instagram. Dicho esto, no es exactamente el posmodernismo el que despegó en los años 60. El post-posmodernismo también se preocupa por la historia y el contexto, pero con los giros contemporáneos posibilitados por las nuevas tecnologías. Las instalaciones y otras tipologías temporales también traen consigo una nueva perspectiva, preservada para siempre en Internet para nuestro deleite. Pero quizás lo más importante es que ya no es una reacción tan total contra la hegemonía del modernismo; algo con lo que los posmodernos originales fueron acusados. El posmodernismo actual puede ser a la vez alegre y reservado, vernáculo y de alta tecnología. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir