Agrandar imagen | Ver tamaño original
Texto por Reinier de Graaf. El proyecto Norra Tornen comenzó a partir de dos cubiertas de edificios heredados de los restos de un proyecto cancelado que fue iniciado por el arquitecto Aleksander Wolodarski. Cada una de las composiciones de 'crescendo' de diferentes alturas prohíbe el desarrollo de una tipología sin compromisos. Por el contrario, el programa optado, departamentos con énfasis en grandes espacios al aire libre, impidió una traducción demasiado literal de las cubiertas a la forma arquitectónica. A través de una especie de "vuelo freudiano precoz" –un apasionado abrazo de lo inevitable para conquistar y vencer los miedos iniciales– se adoptó al edificio prescrito como un hecho. Su segmentación vertical inicial se complementó con una segunda segmentación horizontal que otorga al exterior de los edificios un tratamiento único y homogéneo: una piel áspera, formada a través de un patrón alternativo de espacios exteriores retirados y salas de estar sobresalientes. El material elegido fue concreto de color acanalado y cepillado con piedras multicolores expuestas, lo cual hace eco de la arquitectura brutalista, no por casualidad. Según el crítico de arquitectura Reyner Banham, el término arquitectura brutalista fue inventado por Hans Asplund, el hijo de Gunnar Asplund, al referirse al diseño de sus colegas de estudio en una carta a sus amigos arquitectos británicos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir