Agrandar imagen | Ver tamaño original
120 kilómetros de Bogotá se convierten cada mañana de domingo en un extenso circuito para la bicicleta. Se trata de La Ciclovía, una actividad cultural y recreativa en la que algunas de las calles de la capital colombiana son destinadas para convertirse en amplias ciclovías, las cuales permiten tanto a sus habitantes como a los turistas desplazarse en bicicleta alrededor de Bogotá A través de una entrevista radial emitida por RCN, el arquitecto Jaime Ortiz recuerda los orígenes de la ciclovía en los años setenta, cuando surgió como una propuesta desarrollada junto a otros arquitectos para habilitar el uso de las avenidas como espacios para la bicicleta todos los domingos. Tras su primera edición del 15 de diciembre de 1974, la Ciclovía se convirtió en una causal de debate no solo por el elemento en sí sino por las actividades alrededor de su uso, explica Ortiz. Es por esto que, analizando sobre la tesis de una ciudad no diseñada exclusivamente para los carros, se plantea una dinámica donde los peatones, ciclistas y automóviles de transporte público tengan un espacio pensado para ellos. Entonces la bicicleta se vuelve no solo en un medio para movilizarse como se conocía hasta el momento, sino en la excusa para diseñar una estrategia que implicara cerrar las calles de la ciudad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir