Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto ha sido organizado en torno a una serie de citas. Al igual que en las ciudades del siglo xix, hasta mediados del siglo pasado proliferaron un gran número de pasajes interiores en el centro de Santiago. Mientras algunos de ellos todavía se mantienen como microcosmos de intenso comercio y vida pública, el destino de muchos otros ha sido la obsolescencia después de la entrada de la tienda por departamentos. Nuestra tienda en avenida Italia toma aspectos de esos interiores al convertir un sitio de 34 metros de profundidad en un pasaje interior por derecho propio. La estrechez del sitio es enfatizada mediante un conjunto de tres pilares que soportan un techo doble abovedado de 21 metros de longitud. Estos elementos intensifican la ya pronunciada perspectiva del sitio. Si la tienda es larga, angosta y bien iluminada, el patio posterior es alto, oscuro y se completa con una pequeña torre de servicios. Los materiales y altura común aplicada a la torre y los muros medianeros integran estos elementos en torno a un vacío que busca transmitir algo del ambiente de la escuela construida por Aldo Rossi en Broni. La composición de elevación remite a la racionalidad de algunas de las fachadas comerciales de Loos. Estas citas subrayan aspectos formales por sobre condiciones de uso, apostando a que la flexibilidad del espacio permita al edificio asumir cualquier actividad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir