Agrandar imagen | Ver tamaño original
El trabajo del material se expresa a través del programa inmutable de nuestra sociedad: "la escuela". Este proyecto habla de la memoria y del pasado y de los recuerdos que están por venir. Habla del paisaje montañoso de Cannes y del mar Mediterráneo. Aquí el sol y la piedra se convierten en colores físicos medibles. Revelan una riqueza y una sensualidad que los niños pueden reconocer. La pendiente es un elemento esencial de la inscripción de la escuela en el paisaje y la historia. Por un simple juego de cortes - taludes, la escuela se ubica suavemente en el terreno. La luz es omnipresente; potente, brillante y resplandeciente.El grosor de la paredes protege del clima, al igual que las persianas con los cobertizos que ayudan a refrescar el lugar.  La luz suave y relajante que emana de los cobertizos expresa una gran cantidad de emociones y sensaciones que favorecen el aprendizaje de los niños. El trabajo de la luz indirecta atravesada por el color amarillo lo hace propicio para un aprendizaje pacífico. Cada aula dibuja un lugar protector y abierto al mundo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir