Agrandar imagen | Ver tamaño original
La parcela se sitúa en un núcleo urbano de nueva creación en la periferia de Pamplona. Ésta, de planta sensiblemente rectangular y con proporción alargada, presenta como una topografía muy pronunciada con un desnivel entre sus extremos de 16 metros en la dirección este-oeste. Además del programa, el resto de condicionantes del proyecto  estaban vinculados con el cumplimiento de la normativa legal vigente donde destacaba la obligatoriedad de hacer cubiertas inclinadas, indicando que al menos el 60% de la cubierta debía tener el 30% de pendiente. La vivienda se fragmenta buscando un buen asentamiento en la pendiente por un lado y por otro una presencia discreta mediante una volumetría sencilla, de escala amable y cercana. El proyecto se desarrolla en dos plantas: una a cota de calle en su nivel superior con el programa de día de la vivienda y otra inferior con el de noche. Ambos ámbitos vinculados, disfrutando y protegiéndose, de forma permanente con la dimensión del paisaje al que se enfrentan. El área inferior materializada como un zócalo comprimido, que permita un habitar de forma más recogida, frente al nivel superior que se conforma como un gran espacio ventana para el disfrute de unas agradables vistas lejanas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir