Agrandar imagen | Ver tamaño original
Yo fui parte de la última generación de estudiantes de arquitectura que no usaba computadoras (estamos hablando sólo de principios de los años 90, había electricidad, televisores de colores, cohetes, sólo nada de renderizaciones.) En mi último año en la universidad, calculé mal cuánto tardaría en terminar mi proyecto de título. A medida que se acercaba la fecha límite, me di cuenta de que era demasiado tarde para ir a la par con las presentaciones de mis compañeros. En ese momento, Zaha Hadid y sus pinturas deconstructivistas establecieron el estilo de la ilustración arquitectónica. Eso significaba que muchos proyectos de estudiantes se representaban en pinturas al óleo en grandes lienzos. Sin tiempo y opciones, recurrí a mi entrenamiento básico y dibujé la propuesta con líneas negras y blancas. Estaba preocupado. Cinco años de educación se basaron en simples y quizás aburridos dibujos en lugar de algo más glamoroso. Al final no fue un problema; mientras me revisaban, el jurado discutió la arquitectura, no la presentación. Fue una diferencia sutil que me llevó años apreciarlo por completo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir