Agrandar imagen | Ver tamaño original
No sólo playas hay en Algarve, en el sur de Portugal. La prueba de ello es la parroquia de San Bartolomé de Messines, municipio de Silves - ubicado en el interior Algarvio, lejos del turismo masivo que ocupa toda la costa, y privilegiado por las montañas que rodean toda la región. La historia de San Bartolomé de Messines remite al año 1180, originalmente poblado por árabes, cuando D. Sancho I conquista Silves. Es en este pueblo remoto donde se encuentra nuestro proyecto. Rodeado de valles, montañas y dos embalses, la presa de Funcho y la presa de Arade. La "Casa de Messines", se basa en un edificio existente, ya en ruinas, pero con una fantástica orientación Este-Oeste, y con un ritmo de aperturas muy atractivo que favorece la entrada de luz natural. El hecho de que hubiera una estructura previa fue la única razón por la que pudimos construir un trabajo así en este lugar pintoresco. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir