Agrandar imagen | Ver tamaño original
En un terreno regular, la casa de arquitectura moderna y de casi 500 m², se diseña con forma de "L", garantizando sombreado al balcón y la sensación de prolongación del área verde. Con un lenguaje arquitectónico que juega con planos y volúmenes, la casa parece estar estructurada en dos cajas superpuestas, desmembradas en dos pisos que protegen las alas sociales e íntimas. Con una estructura convencional en concreto reforzado, la casa está rodeada por una pantalla de acero y materiales de acabado noble. Se diferencia al tener un espejo de agua que funciona como una especie de hall de acceso a la casa. Para enriquecer la decoración, en la selección de muebles predominaron nombres brasileños, como Sergio Rodrigues, Oscar Niemeyer y Jorge Zalszupin, quienes lograron aportar un valor agregado aún mayor al producto final. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir