Agrandar imagen | Ver tamaño original
La figura humana es fundamental para entender la escala en ilustraciones, renders hiperrealistas, collages y representaciones tridimensionales. Sin embargo, a menudo parece ser uno de los últimos elementos en ser incorporados, cuando debería ser una decisión premeditada, intrínsecamente relacionada con el proyecto. ¿Qué queremos transmitir más allá de la escala? En representaciones arquitectónicas ortogonales, estas figuras actúan como indicador claro y simple de las proporciones de un espacio. Dada la familiaridad e identificación, la comparación de la arquitectura con el cuerpo se convierte en un ejercicio casi automático. Asociamos las dimensiones de nuestro cuerpo a las de las figuras representadas, permitiendo así, percibir intuitivamente las dimensiones del espacio. En perspectivas, al incorporar una tercera dimensión, las figuras asumen un nuevo rol, entregando cierta profundidad a la representación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir