Agrandar imagen | Ver tamaño original
La declaración de Le Corbusier -“una casa es una máquina para vivir”, pronosticó un futuro en el que la casa se convertiría en un producto de ingeniería de piezas estandarizadas y fácilmente duplicables para una ciudad ideal, al mismo tiempo que logra su objetivo funcional final: el bienestar de sus habitantes. La casa es una tipología que proporciona refugio, sin embargo, solo cuando la habitamos se convierte en un hogar. La adaptamos, y nos adaptamos a ella. La extendemos, la mejoramos, la arreglamos, incluso la retocamos. Ya sea que se trate de una casa personalizada, diseñada para un usuario específico o una casa en un paisaje de casas estandarizadas en los suburbios, la hacemos nuestra. Como tipología, ha sido el laboratorio de pruebas para la experimentación arquitectónica que encarna las necesidades y aspiraciones de nuestra sociedad. Y es hoy cuando la Vivienda está quizás más cerca de la intención original de Corbusier. La globalización y la accesibilidad e integración de la tecnología están convirtiendo la vivienda en un servicio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir