Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto resuelve un doble reto: adaptar una arquitectura sostenible y tecnológica al corsé normativo y a la idiosincrasia característica de los centros urbanos heterogéneos. Demostrar que la arquitectura sostenible y tecnológica no debe estar reñida con la calidad (cansados de ver passive houses esperpénticas mostradas como modelos de arquitectura). Para ello se han proyectado tres unidades superpuestas (la casa tecnológica, la casa sostenible y la casa de pueblo): La casa tecnológica tiene una estructura esbelta (formada por delgados pilares metálicos y una fina losa de hormigón) que da lugar a una vivienda diáfana, transparente y luminosa. Su envolvente es acristalada en sus caras exteriores con antepechos de paneles composite en aluminio anodizado en su color. Los revestimientos interiores son panelados y modulados. La casa tecnológica posee un sistema de control domótico central que integra climatización, iluminación, protección solar, detección, accesos, seguridad, CCTV y telecomunicaciones. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir