Agrandar imagen | Ver tamaño original
Las zanahorias no pueden ayudarnos a ver en la oscuridad, pero podrían hacer que nuestros edificios sean más fuertes y respetuosos con el medio ambiente. Ingenieros de la Universidad de Lancaster, en el Reino Unido, han trabajado en colaboración con Cellucomp Ltd UK para estudiar los efectos de agregar "nano plaquetas", extraídas de las fibras de zanahoria, para mejorar el rendimiento de las mezclas de concreto. Según el estudio, los hormigones compuestos de vegetales como la remolacha o la zanahoria, superaron estructural y ambiental a todos los aditivos de cemento disponibles en el mercado, como el grafeno y los nanotubos de carbono, a un costo mucho menor. El potencial de los hormigones compuestos de vegetales radica en la capacidad de las nano-plaquetas de aumentar la cantidad de hidrato de silicato de calcio en las mezclas de concreto, que es la principal sustancia que controla su rendimiento estructural. Su efecto en cadena se traduciría en la reducción de las cantidades necesarias de concreto para la construcción. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir