Agrandar imagen | Ver tamaño original
La accesibilidad universal en la arquitectura, es decir, la posibilidad para todas las personas de acceder y habitar un espacio independientemente de sus capacidades cognitivas y/o físicas, es un tema que ya no puede dejarse fuera de discusión. Y aunque pequeñas operaciones pueden marcar una diferencia, lo ideal es pensar los espacios desde un inicio según los lineamientos del diseño universal.En el caso de las cocinas, han aparecido una serie de nuevas tecnologías que aumentan la comodidad y eficiencia de nuestros espacios cotidianos, multiplicando sus funciones y permitiendo una mejor utilización de la superficie disponible. Revisemos las últimas innovaciones presentadas por Häfele.  Consideraciones básicas Aunque cada país cuenta con normas detalladas al respecto, existen medidas mínimas que debemos respetar para asegurar la accesibilidad de nuestra cocina. Por ejemplo, para el libre paso y movimiento de una silla de ruedas, las circulaciones deben tener un ancho mínimo de 80 cm, aunque se recomienda acercarse a los 120 cm. Los artículos y utensilios deben estar al alcance directo del usuario, incorporando tiradores o sistemas de abertura de fácil manejo, y griferías con palancas en lugar de llaves (en casos extremos, utilizar griferías gerontológicas). La iluminación general debe ser estable y uniforme, mezclando en lo posible la luz natural y artificial, y se pueden agregar focos dirigidos en zonas específicas y sumar sistemas automatizados programables y sensores de movimiento. Se recomienda instalar suelos antideslizantes y elegir materiales seguros, de fácil limpieza, y ojalá antibacterianos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir