Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta ampliación para una vivienda existente, crea múltiples interacciones con el exterior. Su estrecho terreno, difumina las tipologías espaciales tradicionales de interior o exterior, creando interiores que se perciben como exteriores gracias a sus habitaciones a cielo abierto. La casa de ladrillo original se consolida en tres habitaciones dispuestas en la parte frontal.  A ella se le superponen tres nuevos dormitorios contenidos en una caja de madera que se eleva del terreno, generando una nueva zona habitable abierta en todo su perímetro hacia la valla que delimita el jardín, cuya altura se alinea con las puertas correderas y su larga forma horizontal amplifica la anchura del solar. La escalera se desarrolla bajo un gran tragaluz que convierte el espacio de circulación en una especie de patio central. El dormitorio principal se abre hacia un balcón protegido extraído del volumen del tejado original, su forma triangular mantiene la geometría de la estructura de cubierta inclinada. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir